Se trata de seis efectivos de la Policía provincial. Fueron separados de la institución y pasados a “pasiva”. Se tramitan causas judiciales por los delitos de grooming y corrupción de menores. Los sospechosos tienen un nexo en común: conocían al hermanastro de la víctima, que también es policía.


Seis efectivos de la policía de la provincia están acusados de los delitos de grooming y corrupción de menores, fueron separados de la fuerza y actualmente son investigados por la justicia provincial.

El caso se originó a mediados del mes de diciembre de 2018, a partir de un pedido de paradero de una menor de 14 años con problemas familiares que culminó con un extenso material entregado a la Justicia.

Allí, un efectivo policial fue acusado de acosar a una menor de 14 años a través de WhatsApp y Facebook. Tres meses más tarde, la Justicia provincial recepcionó material aportado por la madre de la menor por lo que se decidió ampliar la denuncia por “grooming” e imputar a 5 policías más.

La víctima es oriunda de Tolhuin “nosotros iniciamos esta investigación por situaciones de riesgo que vive la menor. Y situaciones intrafamiliares muy complejas que son imposibles de contar ya que la Justicia está trabajando entorno a lo sucedido”, explicó el Comisario Darío Rodríguez, jefe del área de prensa de la policía de la provincia.

“Ella es una víctima, que tiene problemas y que atraviesa un proceso de rebeldía “, agregó.

La primera medida la tomó la Justicia, notificando sobre derechos y garantías a los 6 efectivos policiales. Son cuatro agentes, un cabo y un oficial ayudante. “La menor había tenido múltiples pedidos de paradero. Se escapó varias veces de la casa. Nosotros iniciamos la denuncia porque detectamos algo no acorde, una comunicación impropia”, dijo el jefe policial.

Rodríguez aseguró que “todos fueron suspendidos y separados de la fuerza”. Además, “se inició un sumario interno para que continúe la investigación y conocer el grado de responsabilidad de estos seis efectivos”.

Los involucrados “son todos jóvenes. Pertenecen a la Comisaría 3ra y mantendrían un vínculo con la menor. Uno de los efectivos es el hermanastro de la adolescente”. Por otra parte Rodriguez dijo que “la noticia nos impactó a todos, no podemos creer lo que está sucediendo”.

La Justicia aún no entregó los peritajes realizados de todos los teléfonos celulares, laptopts y computadores secuestradas, tanto de la menor como de los acusados. “Hay comunicaciones telefónicas por analizar. Estimamos que más allá de las conversaciones hubo pedidos y envíos de fotografías y videos íntimos”, agregó el Comisario.

A medida que avanzó el caso se determinó que los agentes tenían una relación sistemática con la menor a través de comunicaciones digitales, con el celular y redes sociales. A partir de ese momento se abrió la primera causa judicial y se procedió a secuestrar teléfonos y computadoras, tanto a los sospechosos como de la menor.

Se detectaron chats y conversaciones impropias de los policías con la víctima de acoso, que se encuentra “reticente” a hacer declaraciones ante la Justicia, dijo el vocero de la policía.

La menor tampoco reconoció una relación sentimental que habría mantenido con un efectivo policial, al cual se habría logrado vincular en la investigación a partir de los peritajes telefónicos, el cual era un agente de 28 años que se quitó la vida con su arma reglamentaria en enero pasado.

Actualmente se tramitan causas judiciales en Ushuaia, por los delitos de grooming y corrupción de menores. En paralelo se dispuso una ejemplificadora medida disciplinaria contra los seis efectivos, que están a un paso de ser desvinculados.

El “grooming” es el engaño a través de las redes sociales. Una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto, a través de internet, con el objetivo de ganarse la amistad de un o una menor de edad.

Si ya se concretó se puede denunciar en la comisaría o una fiscalía: es un delito que tiene una pena de 6 meses a 4 años de prisión.

Comentarios