La Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTDF), se hará cargo del velero de La Cámpora e invertirá dos millones en su reparación. La embarcación llamada “La Sanmartiniana” naufragó en 2016 cerca de Tierra del Fuego y fue hallado por los kelpers cerca de Malvinas. Las autoridades universitarias explicaron qué uso se le dará, cómo será mantenida y quiénes serán sus tripulantes.


“La Sanmartiniana”, que había salido de Ushuaia en septiembre de 2015, tenía una tripulación conformada por miembros de La Cámpora. En su viaje fue azotada por una tormenta y sus ocupantes optaron por abandonarla cuando recibieron ayuda de un pesquero argentino.

La embarcación de dos palos, 14,5 metros de largo y 4,10 de ancho, es “La Sanmartiniana”, propiedad de una asociación sin fines de lucro que la utilizó con fines militantes, hasta que en 2015 naufragó en proximidad de las Islas Malvinas durante un temporal.

Desde entonces, el velero que llegaría a Ushuaia en los próximos meses, se encuentra en un astillero de Puerto Deseado, sometido a una remodelación integral que financia la Universidad de Tierra del Fuego.

“La universidad suscribió un convenio con la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA). El velero efectivamente es “La Sanmartiniana”, el mismo que tuvo problemas durante un temporal, quedó al garete en el medio del oceano luego de ser abandonado por su tripulacion, siendo encontrado luego varado en Malvinas”, confirmó el rector de la UNTDF, Juan José Castelucci.

“Lo que hicimos fue firmar un contrato de comodato por cinco años y con la posibilidad de extenderlo. La universidad asumió el compromiso de repararlo a nuevo en el astillero y para ello realizará una inversión total de 2 millones de pesos”, explicó Castelucci.

Según el rector, el acuerdo benefició a las dos partes, porque “ellos tienen como fin promover la cultura marítima, y nosotros tenemos un mar territorial muy extenso y que no está lo suficientemente investigado”.

El barco está siendo refaccionado en sus partes estructurales, desde el casco hasta el motor, y además le están instalando equipos para adecuarlo a la zona, como un sistema de calefacción para los 12 pasajeros que puede transportar, incluida la tripulación.

“Estamos sorteando dificultades relacionadas con la compra de repuestos y el cumplimiento de los actos administrativos propios de una universidad estatal. Estimamos que en la primavera, el velero ya tendría que estar en Ushuaia”, estimó el rector.

También detalló que el capitán de la embarcación será “un empleado estable de la universidad”, mientras que el resto de los tripulantes se contratarán de acuerdo al tipo de viaje y al proyecto de que se trate.

El costo de mantenimiento de la nave se solventará con fondos universitarios pero las autoridades también prevén obtener financiamiento a través de la prestación de servicios a otras instituciones o a emprendimientos privados.

“La idea es cobrar esas prestaciones para colaborar con el mantenimiento del velero. Incluso ya tenemos pedidos para el año próximo”, adelantó Castelucci.

En términos orgánicos, el velero quedará a cargo del Instituto de Ciencias Polares, Ambiente y Recursos Naturales (ICPA) a cargo del doctor en biología Daniel Fernández, donde se dictan las licenciaturas en Biología, Geología y Ciencias Ambientales.

“Este barco permitirá transportar a investigadores para hacer campañas en lugares de la provincia donde hoy no tenemos acceso. Eso incluye desde sitios terrestres, como Península Mitre en el este provincial, hasta destinos marítimos como Isla de los Estados u otros en el mismo Canal Beagle, como Puerto Almanza”, resumió Fernández.

Comentarios