El exigente cronograma electoral en el país, con la mayoría de las provincias con elecciones desdobladas de la nacional, tiene en alerta al oficialismo. Tierra del Fuego junto a Catamarca, Misiones, Santiago del Estero y La Pampa son las provincias "imposibles" para el Gobierno.


El exigente cronograma electoral en el país, con la mayoría de las provincias con elecciones desdobladas de la nacional, tiene en alerta al oficialismo. Es que en menos de un mes, el 17 de febrero, se realizarán las PASO en la provincia de La Pampa, donde se votará a gobernador el 19 de mayo.

Según Infobae, en líneas generales, Cambiemos está convencido de que ganará las cinco provincias que ya gobierna, es decir, Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, Corrientes (donde ya se votó y ganó), Mendoza y Jujuy.

La duda que existe en el mundo político es si Cambiemos está en condiciones de aumentar la cantidad de distritos que gobierna, de modo de evitar una avalancha de derrotas antes de la elección nacional.

El objetivo de Cambiemos es ganar, al menos, en cinco provincias más, y dividen los distritos en lotes de «imposibles», «dudosos», «posibles».

Provincias imposibles

En esta categoría se encuentra Catamarca junto a Tierra del Fuego, La Pampa y Misiones. También Santiago del Estero donde ya se votó y perdió.

Aunque el peso nacional de la mayoría de estas provincias es prácticamente nulo en términos porcentuales, el Gobierno pretende evitar una sucesión de derrotas que genere un clima negativo hacia las elecciones nacionales, donde Cambiemos se juega la Presidencia.

Provincias posibles

Santa Cruz, donde consideran que la victoria de Eduardo Costa tiene altas posibilidades. También a Chubut, donde el diputado radical Gustavo Menna tiene altas chances por su buena imagen.

Un caso similar es el de Salta, donde el candidato de Cambiemos será el intendente de la ciudad capital, el peronista Gustavo Sáenz, con el respaldo del peronismo de Juan Carlos Romero, además del PRO y la UCR locales. Y los mismos buenos pronósticos tienen en relación a La Rioja, donde la alianza entre el radical Julio Martínez y el peronista e intendente de la ciudad capital, Alberto Paredes Urquiza, puede llevar a la derrota al peronismo gobernante. Lo mismo en el caso de Neuquén.

En Tucumán tienen posibilidades, porque el peronismo está dividido entre el gobernador Juan Manzur y el ex gobernador José Alperovich. Tienen el problema de que no hay todavía un buen candidato, y están buscando una opción nueva, tal vez la senadora Silvia Elías de Pérez. En San Luis y Entre Ríos también tiene buenas chances Cambiemos.

Provincias dudosas

Una incógnita son provincias que más de una vez estuvieron a tiro del triunfo como Santa Fe, Córdoba y San Juan.

Comentarios