De un total de 54 mil pesos que se recuperaron de un robo seguido de homicidio, se descubrió el faltante de 14 mil. En forma preventiva separaron de su cargo al jefe de la dependencia policial en la que se produjo el hecho. Lo trasladaron a Ushuaia.


Catorce mil pesos en efectivo que formaban parte de la prueba de un hecho de robo seguido de muerte desaparecieron de la Comisaría Primera de Río Grande, dependencia donde esos valores estaban a resguardo, por orden del Juzgado de Instrucción donde se tramita la causa y por la cual está detenido un joven como principal sospechoso del caso.

La sustracción del dinero se advirtió cuando desde Tribunales se solicitó el dinero que la Policía había recuperado, en un total de 54 mil pesos en efectivo, de los cuales 20 mil pesos fue devuelto por la madre del detenido y el resto estaba en poder de la víctima del hecho. Todo ese dinero fue debidamente termosellado, sin embargo había un faltante de 14 mil pesos.

Como primera consecuencia de lo sucedido, desde la Jefatura de Policía y por orden de la Secretaría de Estado de Seguridad, a cargo de Javier Eposto, se inició una instrucción sumaria que derivó en la separación preventiva del Comisario Raúl Bustamante, como jefe de la Comisaría Primera, quien fue reubicado en una dependencia policial de Ushuaia.

“Se decidió apartar al jefe de la Comisaría y que venga a Ushuaia a los efectos de que no se entorpezca el armado de un sumario administrativo que se va a llevar adelante para saber qué pasó con esa plata”, confirmó Eposto, quien lamentó lo sucedido y aclaró que se trata de un hecho aislado que no altera la confianza que el Gobierno tiene sobre la honestidad de los cuadros policiales.

El suceso del robo

El jueves 20 de diciembre, en horas de la madrugada, José Raúl Alvarado Hibel, de 73 años de edad, fue atacado en su domicilio particular, ubicado en calle Obligado 479, allí una persona lo abordó y le pegó un certero golpe en el rostro y le sustrajo parte del dinero que tenía y el cual era producto del cobro de algunos alquileres y el cual tenía intención de gastar en un viaje que iba a realizar a Chile.

Alvarado pudo llegar caminando hasta la Comisaría Primera, para hacer la denuncia del caso, pero a los pocos minutos se desvaneció, producto de una descompensación. Y si bien pudo ser asistido en una ambulancia del nosocomio local, falleció en el camino. De acuerdo al informe de la autopsia, su muerte fue producto del hecho violento que vivió.

La investigación del caso

Durante la investigación del caso, la Policía pudo recuperar parte del dinero robado en un allanamiento realizado en el Hospedaje Rawson, donde un joven identificado como Cristian Luis Alejandro Martín, de 25 años, estaba alojado y de quien se tenían datos que era conocido de la víctima.

Además, cuando la Policía llegó a la vivienda particular del sospechoso, la madre voluntariamente hizo entrega de 20 mil pesos en efectivo que le había dado su hijo. Otra parte del dinero lo tenía en su poder la víctima.

Así, como resultado de las primeras pesquisas del robo se pudo recuperar un total de 54.000 pesos, monto que fue resguardado como prueba dentro de la Comisaría Primera en fajos termosellados.

Este miércoles, al ser requerida la prueba por la Justicia se comprobó el faltante de 14 mil pesos, hecho que fue denunciado inmediatamente por personal policial a las autoridades superiores.

“Si hay algo de lo que no se duda de esta policía, es de su honestidad. Y que adentro tengamos una manzana podrida, nos duele a todos. Tenemos que trabajar rápido para sacarla de encima”, indicó el Secretario de Seguridad, Javier Eposto, cuando confirmó las medidas que se encaran para esclarecer la sustracción del dinero.

Comentarios