La Policía allanó seis domicilios por orden del juez Daniel Cesari Hernández de la ciudad de Río Grande, quien entiende en la investigación sobre un tiroteo que se desdobló en dos causas. Por ello, cinco personas fueron detenidas en un incidente en calles Holpin y Tolhuin, donde varios sujetos irrumpieron en un domicilio de un dominicano, en un episodio que incluyó fuga, persecución de algunos atacantes e incluso intercambio de disparos con la policía.


La Policía allanó seis domicilios, luego de que las medidas hayan sido ordenadas desde el juzgado de instrucción Nº1, a cargo del juez Daniel Cesari Hernández de la ciudad de Río Grande; quien entiende en la investigación sobre un tiroteo que se desdobló en dos causas. A causa de ello, cinco personas fueron detenidas en un incidente en calles Holpin y Tolhuin, donde varios sujetos irrumpieron en un domicilio de un ciudadano dominicano de apellido Martínez, en un episodio que incluyó la fuga, persecución de algunos atacantes e incluso intercambio de disparos con la fuerza policial.

Los detenidos – de apellido Vilurón – a su vez denunciaron que Martínez y otros dominicanos habían irrumpido en su vivienda previamente a atacarlos, en una clara disputa entre bandas que todos los vecinos del lugar conocen: manejan parte del descontrolado narcotráfico que impera en la jurisdicción de la comisaría Cuarta en Margen Sur.

Producto de ese ataque inicial es que se libraron órdenes de allanamiento en al menos cuatro domicilios de la ciudad, en busca de armas de fuego e identificando a personas, en su gran mayoría de la colectividad dominicana.

Las irrupciones y allanamientos se desarrollaban sin mayores novedades en calle Bilbao al 800, luego en Yrigoyen al 100, Antártida Argentina al 1000, Libertad al 1100, Mirko Milosevic intersección con Monte Simón y Holpin Al 500.

En estos lugares se identificaron y notificaron de derechos y garantías a numerosas personas, casi todas de la colectividad dominicana; incautándose cocaína – en una pequeña cantidad – solo en los domicilios del predio de Bilbao al 800, donde se denotaron elementos de fraccionamiento de droga que funcionaba como una especie de “bunker”.

Asimismo, allí se identificó a una persona con un proceso abierto de deportación por parte de Migraciones. En otros procedimientos se incautaron elementos como bates, una daga, balas y réplicas de armas de fuego.

Comentarios