El cuerpo del capitán Luis Castagnari será llevado desde el cementerio de Darwin a Río Cuarto. Es el primer traslado tras la guerra.


“Siento mucha paz porque era una promesa sin cumplir. Era un peso muy grande que tenía y las veces que estuve en Malvinas le pedía perdón porque no la podía cumplir”. Con estas palabras, María Cristina Scavarda de Castagnari describió los sentimientos que la atraviesan hoy: finalmente, logró su cometido, ese que lleva gestionando desde hace 36 años.

El próximo 5 de diciembre, los restos de su marido, el capitán post mortem Luis Darío José Castagnari, fallecido en la guerra de las Malvinas, serán trasladados desde el cementerio de Darwin a Río Cuarto, donde vive su familia. Tendrá honores de la guardia militar británica isleña y su féretro podrá ser cubierto allí con una bandera argentina, aunque todo el proceso se enmarca en acuerdos humanitarios. Una vez que el cuerpo llegue a Córdoba también tendrá honores de la Fuerza Aérea, que le colocará además sobre la bandera, una gorra, una chaquetilla y un sable.

El hecho es histórico en sí porque es el primer traslado al continente de un caído argentino desde el final de la guerra. Y había sido inicialmente un pedido del propio Castagnari a su mujer -que nunca volvió a formar pareja-, el día que partió a la guerra en 1982. Si moría, le pidió, quería que sus cenizas estuvieran junto a la de Gustavo, uno de los cinco hijos de la pareja que falleció con sólo tres años de edad.

El viaje de la familia a Malvinas y el traslado de los restos será financiado por el CEO de Corporación América, Eduardo Eurnekian, quien se convirtió en el “padrino” del cementerio de Darwin y de la Comisión de Familiares, porque costó su completa restauración en 2004, y entre otros gastos, el viaje de marzo pasado de las familias de los caídos que vienen siendo identificados por el Comité Internacional de la Cruz Roja desde 2017, en un proceso que lleva adelante el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

Según explicó el gerente de Logística de Aeropuertos Argentina 2000 Roberto Curilovic, el viaje está organizado así: María Cristina viajará de Río Cuarto a Córdoba por tierra y de ahí tomará un vuelo comercial de Aerolíneas Argentina que la dejará en Comodoro Rivadavia el 4 de diciembre. Viajará con sus hijos Martín Adolfo, Guillermo Oscar y Walter Rodolfo y el 5 a la mañana un vuelo privado de American Jet llevará a los cuatro hasta Mount Pleasant con un ingeniero de Aeropuertos. Roxana Patricia, la otra hija del matrimonio Castagnari, los esperará en Córdoba para las ceremonias. Es que tras los honores argentinos y la cremación, las cenizas serán colocarán en la parroquia Sagrado Corazón de Río Cuarto, junto a las de Gustavo.

Por lo inquieto, le decían “Furia Castagnari”. Y era el segundo jefe del grupo de Operaciones de la Fuerza Aérea en Malvinas. El entonces primer teniente Castagnari falleció cerca de las 23.20 del 29 de mayo de 1982. Según el testimonio del brigadier mayor (retirado) Héctor Luis Destri, Castagnari -a quien le tocó una posición cercana al aeropuerto de la capital isleña- murió en el cañoneo británico naval de aquella noche.

Fue enterrado el 30 por la tarde en el cementerio civil de las islas, y cuando el ex capitán de Ejército Británico Geoffrey Cardozo realizó los enterramientos en Darwin fue trasladado allí. Pero su cuerpo estuvo siempre identificado. Se encuentra en el ala A, fila 1, fosa 14. De ahí será exhumado aproximadamente una semana antes del viaje de María Cristina y sus hijos. Lo hará el respetado Tim Miller, dueño de Stanley Growers, quien por decisión de Eurnekian será de ahora en más quien se ocupe del cuidado del cementerio.

“Yo sinceramente respeto la voluntad de cada familia. Las que los quieran traer, las que los quieren dejar. las que quisieron la identificación enseguida y las que no. Si él no me lo hubiera pedido yo lo dejaba ahí, pero su pedido me martillo el cerebro durante 36 años” dijo María Cristina. Consultada también la presidente de la Comisión de Familiares, María Fernanda Araujo, señaló que el grupo también acompaña lo que decidan las familias.

Comentarios