La jueza de instrucción María Cristina Barrionuevo indagó y luego determinó la libertad de Yésica Vicco y Martín Cisterna, los padres del nene de 3 años y el bebé de 45 días que fueron intoxicados con cocaína. Les imputan el presunto delito de “lesiones graves agravadas por el vínculo”. El caso pasó hace poco tiempo de la Justicia Federal a la provincial.


Los padres del nene de tres años y el bebé de 45 días que ingresaron al Hospital Regional Ushuaia intoxicados con cocaína fueron indagados por la Justicia provincial y recuperaron la libertad, confirmaron ayer fuentes judiciales vinculadas con la causa.

Las medidas se produjeron luego de que el expediente fuera girado desde el Juzgado Federal de Ushuaia, a cargo del juez Federico Calvete, al Juzgado de Instrucción Nº2 de la ciudad, a cargo de la jueza María Cristina Barrionuevo.

Calvete se declaró incompetente para seguir interviniendo en las actuaciones después de verificar que no existía la sospecha de comisión de ningún delito federal, como el tráfico de estupefacientes, tal como anticipó este medio en su edición de ayer.

Una vez en la Justicia provincial, intervino también el fiscal de turno durante el mes de octubre, Daniel Curtale y Barrionuevo dispuso un nuevo llamado a indagatoria de la pareja imputada.

En ese acto, tanto Yésica Vicco, de 33 años y guía de turismo, como Martín Cisterna, de 44, fueron formalmente imputados del delito de “lesiones graves agravadas por el vínculo”.

Con posterioridad, el padre y la madre de los pequeños recuperaron la libertad mientras la jueza resuelve su situación procesal en el término de 10 días hábiles, precisaron las fuentes.

El caso comenzó a ventilarse el pasado 20 de octubre, cuando primero el bebé de 45 días fue atendido en el Hospital por “problemas respiratorios”, y ante las sospechas de los médicos le practicaron un estudio toxicológico que reveló la ingesta del estupefaciente.

La intervención del Juzgado de Familia y Minoridad de la ciudad, que ordenó medidas de protección sobre el resto del núcleo familiar, sirvió para confirmar que el hermano del bebé, un nene de 3 años, también presentaba vestigios de cocaína en su análisis de orina.

El secretario de Seguridad provincial, Javier Eposto, calificó el hecho como “aberrante” e informó que mientras el nene de 3 años fue puesto a resguardo de funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social, “en un hogar de acogimiento”, el bebé permaneció internado varios días en el hospital.

Al mismo tiempo se le dio intervención al Juzgado Federal, que ordenó la detención de los padres, les tomó una primera declaración indagatoria el lunes 22 y dispuso una serie de medidas probatorias; entre ellas el allanamiento al domicilio de la pareja, en el barrio Kaupén.

Al pasar la causa al ámbito provincial, la jueza Barrionuevo tuvo en cuenta el antecedente de un hecho similar ocurrido en 2017 en Ushuaia, cuando una bebé de un año también fue atendida (en junio de ese año) por haber ingerido cocaína dentro de un vaso de yogurt proporcionado por su madre.

Camila Rolón Vargas, de 19 años, y su pareja, Ramón de la Cruz León, de 40, fueron procesados por la misma jueza en orden al delito de “homicidio simple con dolo eventual en grado de tentativa”.

Después, la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones de la provincia revirtió ese criterio y anuló la aplicación de la figura del homicidio, por lo que la magistrada tuvo que dictar una nueva resolución en la que les adjudicó a los imputados el delito de “lesiones graves”.

De este modo, tanto Vargas como de la Cruz León recuperaron la libertad al poco tiempo, mientras la causa continúa su curso.

Comentarios