A una semana del cierre definitivo de la sala Casino Club de Ushuaia, vecinos de la capital provincial comenzaron a juntar firmas para solicitar a las autoridades que el emblemático edificio con forma de cola de ballena sea convertido en un centro cultural.


 

A través de la plataforma digital Change.org y en tan solo dos días, 2700 personas firmaron la petición dirigida al intendente Walter Vuoto y a la gobernadora Rosana Bertone para que el lujoso casino sea transformado en un centro cultural y conservatorio de música.

“El Casino Club de la ciudad de Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina, cerró definitivamente, y queremos aprovechar el espacio que posee el edificio transformándolo en un centro artístico. Esto consiste en colocar salas específicas donde se puedan realizar diversas actividades relacionadas al arte, ya sea, teatro, pintura, literatura, fotografía, cine, música, etc.

Un objetivo muy importante es lograr consolidar un conservatorio de música. También usar el espacio para clases de cada disciplina del arte dictadas por profesionales, como también cursos intensivos de corta duración.

La idea es usar el espacio para demostrar la cantidad de talento que hay en la ciudad, perfeccionarse y disfrutar de lo que a muchos nos gusta. Hacer festivales, exposiciones, obras de teatro, traer artistas de distintos lugares, poder utilizarlo para cualquier fin cultural”, propone la petición.

Inmediatamente, el pedido comenzó a circular por las redes y hasta ayer, unas 2700 personas ya habían adherido con su firma. “Ya que nos metieron de prepo una estructura horrible, por lo menos que sea un espacio que usemos todos. Queremos un teatro o espacio cultural”, opinó una de las personas que firmó.

“Los casinos no generan nada positivo, en cambio el arte es necesario para cualquier comunidad. Es maravillosa la propuesta. Felicitaciones a quien tuvo la iniciativa y ojalá se pueda concretar”, publicó otra de las firmantes.

El edificio, ubicado sobre la costa, pertenece a la empresa Casino Club, vinculada al empresario kirchnerista Cristóbal López. Había sido inaugurado en 2010 y en él trabajaban unas 100 personas que a pesar de haber sido debidamente indemnizadas, quedaron en la calle. Muchos de los empleados tenían entre 10 y 14 años de antigüedad en su trabajo.

En cuanto al destino del edificio, trascendió durante la semana, que existe interés de comprarlo por parte de un empresario del juego de Río Grande. “También se baraja que no se venda hasta las elecciones de 2019, a la espera de un cambio político”, indicó Ramón Calderón, secretario general del gremio gastronómico, quien confirmó el cierre de la empresa la semana pasada.

El Casino Club llegó a emplear a más de 250 personas en el pico de su expansión en la capital fueguina, y además de la sala de juegos se organizaban shows musicales y fiestas temáticas.

Después, la actividad comenzó a decaer hasta desembocar en el cierre de las instalaciones.

Comentarios