En un operativo conjunto realizado por la División Delitos Complejos y personal de la Comisaría 1ra de Ushuaia, este domingo la Policía provincial logró desbaratar una banda y secuestrar decenas de tarjetas de débito y créditos aparentemente clonadas, que eran utilizadas para realizar compras en comercios de la ciudad.


Se trata de cuatro ciudadanos de origen brasileño, Gilson Cordeiro Machado de 33 años y Armando Ferreira de 27, quienes estaban acompañados de Ronaldo Ferreira Dos Santos de 50 y Edson Moreira, que -tras hacer uso de los plásticos apócrifos- fueron denunciados a la Comisaría 1ra. por el propietario de un restaurante Villaggio. Previamente, el comerciante había recibido una llamada telefónica desde Buenos Aires del verdadero titular de la tarjeta de débito utilizada, advirtiéndole de la fraudulenta maniobra.

Esta persona observó que su tarjeta fue usada en varios comercios de Ushuaia, por lo que teme que su tarjeta fue clonada ya que posee la tarjeta original en su poder. Tras la denuncia del encargado del restaurante, la situación fue comunicada al juzgado interviniente y personal de la Comisaría demoró preventivamente a los sujetos.

Al respecto, el secretario de Seguridad afirmó que estas personas “estaban de paso por la ciudad de Ushuaia haciendo compras. No es algo que estábamos acostumbrados en Tierra del Fuego”.

“Tenían tarjetas clonadas de distintas personas e iban pagando todo lo que consumían con distintas tarjetas. En Tierra del Fuego no tenemos la costumbre de pedir el documento y mucho menos cuando es un turista. Eso era lo que les facilitaba a esta gente a cometer este ilícito”, explicó.

Consultado por cómo se dio con la maniobra delictiva, Eposto detalló que “ellos pagaron en un local de comidas, cuando se dieron cuenta que se apersonaba la policía fueron al baño y tiraron varias tarjetas. Cuando allanamos los dos hoteles donde estaban parando estas personas, encontramos el resto”.

“No recuerdo un caso como esto, de una banda internacional. Estoy contento y orgulloso de la policía que tenemos”, manifestó.

En relación a la advertencia sobre el fraude, el funcionario comentó “a una persona de Buenos Aires le saltó una alerta en su mail sobre un consumo de su tarjeta en la provincia. Decidió llamar por teléfono al local directamente, donde se había realizado la compra y eso nos permitió dar con la gente. Si no lo hubiese hecho, y hubiese hecho la denuncia en el banco, no los hubiésemos podido detener”.

Posteriormente, por orden judicial se allanaron los lugares donde se alojaban estas personas, lográndose el secuestro de decenas de tarjetas de crédito y débito, con características apócrifas que hacen presumir que fueron clonadas, tickets de compras realizadas por altos valores económicos, un DNI aparentemente apócrifo, relojes en estado nuevo, perfumes, varias prendas de vestir también y otros elementos que serán analizados en el marco de la investigación. El monto total de los delitos cometidos es muy alto. Los relojes secuestrados tienen un valor de entre $300.000 y $400.000 cada uno.

La causa quedó a cargo del Juzgado de Instrucción Nro. 2 del Distrito Judicial Sur de la Dra. María Cristina Barrionuevo.

Comentarios