La gobernadora Rosana Bertone dijo “Me siento traicionada en mi buena fe”, luego de conocer el Decreto Nacional 864/18 que quita aranceles a la importación de partes semi terminadas para armar televisores y luego de firmar la adenda del pacto fiscal que posterga la reducción de impuestos. “Una firma una cosa y al otro día se entera de una nueva modificación. Todos los días hay una afectación para la provincia de Tierra del Fuego”, reclamó la mandataria.


Bertone explicó que fue la gobernadora número 16 en firmar la adenda, “siempre tratando de aportar con buena fe a las conversaciones que mantenemos y para tratar de ayudar a mejorar siempre la economía de la provincia de Tierra del Fuego”.

Pero “uno firma una cosa y al otro día se entera, como me enteré, del decreto 864 que nuevamente modifica el régimen para el ingreso de productos. Venimos con una persecución a la industria electrónica y ahora con este decreto nos afectan la fabricación de partes de televisores en alrededor de 40 posiciones arancelarias”, apuntó.

En diálogo con FM Millenium, la gobernadora fueguina remarcó “no entiendo por qué, aún tratando de mantener una relación institucional normal con un gobierno que no es de mi signo político, todos los días hay una afectación para la provincia de Tierra del Fuego”.

“Lo estamos conversando” dijo tras ser consultada por la posibilidad de retrotraer la medida, “lo está conversando el ministro de Industria (Ramiro Caballero) con el ministro (Dante) Sica, pero un ‘error’ de 40 posiciones arancelarias ya no parece un error”.

“A uno se le puede pasar en un listado inmenso una, dos posiciones; es difícil cambiar posiciones arancelarias por decreto, pero es difícil cuando se dan este tipo de situaciones. Una quiere aportar a la gobernabilidad de la Argentina, quiero que las cosas mejoren, que al país le vaya bien, pero también necesito que mi provincia, que por más que sea una isla es parte de la Argentina, tengamos la posibilidad de ser escuchados”, sostuvo.

En el mismo sentido Bertone afirmó “soy una gobernadora responsable, al principio de la gestión solicitamos ayuda a Gobierno nacional para el pago de los sueldos, pero desde el mes de noviembre del año pasado que nosotros no solicitamos ningún tipo de asistencia financiera, ni ATN, ni adelantos de coparticipación. Hice todos los deberes”.

“La Patagonia es una región muy rica que pude ayudar a mejorar los ingresos de otras zonas del país, pero es difícil si permanentemente tomamos medidas que afectan, como en este caso la industria de Tierra de Fuego. Entiendo que esta industria no es querida por el resto del país, pero es la que yo tengo”, señaló.

Haciendo un repaso por la actualidad de los trabajadores del sector, la gobernadora apuntó “pasamos de tener dieciséis mil trabajadores a tener nueve mil. Jamás nos negamos a una reconversión, que debería ser gradual. Hemos elevado propuestas, todas las formalizamos por escrito, todo lo tratamos de charlar. Tenemos una actitud responsable y aún así no nos sentimos comprendidos”.

Sobre esta misma línea Bertone reclamó “voy a firmar una adenda y me desayuno con un decreto como este, me siento traicionada en la buena fe”.

La mandataria repasó los inconvenientes que produce la pérdida de empleo privado en la provincia y reconoció que, al perder el empleo de la fábrica, muchas personas optaron por sacar a sus hijos de las escuelas privadas “tenemos las escuelas públicas desbordadas” y apuntó a otros gastos que suprimen las familias “tienen que dejar de pagar su obra social privada para ir al hospital público”.

En el ámbito de Desarrollo Social “incrementamos todas las partidas presupuestarias. Vemos que ya son familias que han perdido el empleo y por ahí no es fácil el encuadre desde el punto de vista social porque sí tenían una casa, sí tenían a sus hijos estudiando en la universidad en Buenos Aires o en Córdoba y de pronto tienen que volver sus hijos de estudiar porque no pueden seguir pagando esos gastos. Es una situación muy difícil sobre todo lo que pasa con los trabajadores del sector privado”.

“Es muy difícil que las Pymes y los sectores que dan trabajo en la Argentina, con las altas tasas de interés, puedan revertir rápidamente esta situación. Me sorprendo que todo el tiempo estemos hablando de ajustar y que no haya idea de un crecimiento”, concluyó.

Comentarios