Por el paro general, mañana Martes 25 de septiembre no habrá colectivos, ni vuelos, ni bancos y el gremio docente también se suma al paro nacional.


Mañana martes el país se verá prácticamente paralizado por el paro general y Tierra del Fuego no estará al margen. No habrá transporte público de colectivo, ya que la UTA anunció la adhesión a la medida y tampoco arribarán vuelos comerciales a la capital fueguina.

En materia de educación, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) decidió iniciar hoy al mediodía, por lo que el dictado de clases en las escuelas se verá resentida a partir de hoy. El SUTEF se sumó a la decisión, por lo que la medida de fuerza será de 36 horas.

Mañana las ramas del transporte, con directas vinculaciones al Sindicato de Camioneros que conduce Hugo Moyano, tendrá una nula actividad. Además de no funcionar el transporte de carga ni camiones de caudales, tampoco habrá recolección de residuos. Por esa razón se recomendó a los vecinos no sacar la basura a la vía pública, teniendo en cuenta que no habrá recolección.

Asimismo, tampoco habrá transporte de combustible para abastecer las estaciones de servicio y lo que no trascendió si habrá o no expendio de combustible a partir de las 0 horas del martes.

En tanto que La Bancaria que conduce Sergio Palazzo también llevará a cabo una medida de acción directa. De hecho es uno de los gremios que más paros les ha realizado al gobierno de Mauricio Macri y en los últimos dos años llevó adelante varias medidas de acción directa. Esto tendrá un gran impacto en la actividad financiera de Tierra del Fuego, ya que no habrá bancos ni tampoco recarga de cajeros automáticos.

Actividad aérea paralizada

A través de un comunicado, la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA) anunció que se sumará a la medida de fuerza impulsada por la CGT “para manifestar públicamente” su “enérgico repudio al plan económico del gobierno nacional”, su “oposición a la reforma laboral”, un pedido de “aumento de emergencia a jubilados” y un “rechazo a la política aerocomercial, que pretende cambios radicales en la rigurosa y comprobada normativa aeronáutica existente”.

A partir de la experiencia en paros anteriores, se estima que podría haber alrededor de 70.000 pasajeros afectados. Es el promedio de gente que se moviliza por día en los aeropuertos teniendo en cuenta que en agosto viajaron 2,5 millones de personas tanto en cabotaje como exterior.

Comentarios