Es para que puedan ingresar grandes cruceros. Se proyecta incrementar la profundidad para el amarre, lo que demandará una inversión de entre 900 mil a 1,2 millones de dólares. Los trabajos deben estar terminados a principios de diciembre. Si no se realizan la capital fueguina perdería unos 32 mil cruceristas.


La obra de ampliación del Puerto de Ushuaia se encuentra en la práctica paralizada y ello complica que la Provincia pueda cumplir con el compromiso asumido con las empresas navieras de contar para esta temporada con un muelle que permita el amarre de cruceros más grandes.

Para evitar caer en esa situación, desde la Dirección Provincial de Puertos se está trabajando, casi contra reloj, para poder dotar de mayor profundidad de amarre la banda sur del muelle actual, para lo que se debe llevar adelante un trabajo de dragado.

Néstor Lagraña, presidente de la DPP, señaló que ante la demora que se venía registrando en la obra a cargo de la empresa Perfomar se resolvió realizar una serie de estudios técnicos para implementar lo que definió como el “plan B”, que consiste en el dragado de parte del actual frente de atraque.

“El lunes firmamos el convenio con la Administración General de Puertos para formalizar el trabajo. Todos los estudios están avanzados, tenemos todos los antecedentes para dirigir el expediente administrativo y llevarlo a una contratación directa por urgencia”, ya que dijo que para septiembre tienen que confirmar a las empresas de cruceros la realización de estos trabajos, los que tienen que estar concluidos para “principios de diciembre o a más tardar el 10 de diciembre”.

Lagraña dijo que “la única solución que tenemos” para no perder la operación de dos cruceros que moverán unos 32 mil turistas “es contratar una grada y hacer un dragado del lado sur”, lo que demandará una inversión estimada entre los 900 mil y 1,2 millones de dólares. Indicó que el costo final dependerá del tipo de draga que haya que utilizar para remover parte del lecho marino y alcanzar una profundidad de amarre de algo más de 9 metros que permita el ingreso de uno de los barcos que tiene 317 metros de eslora.

Claro que este plan también presente algunos posibles inconvenientes a solucionar. Uno de ellos estrictamente técnico, ya que hay que evaluar “si el dragado” puede “debilitar” la estructura del muelle. El otro, la falta de dragas disponibles en el país. “Por eso estamos pidiendo el acompañamiento a las autoridades nacionales para que nos ayuden, porque la mayoría de las dragas están trabajando y con contrato”, apuntó.

“Avance cero” en la obra

El funcionario provincial certificó ayer, en declaraciones a radio nacional Ushuaia, lo que resulta evidente hasta para el observador más despistado; que la obra de ampliación de 240 metros del muelle de Ushuaia, licitada por el Gobierno Nacional y adjudicada a la empresa Performar por casi 320 millones de pesos, está en la práctica paralizada.

Lagraña explicó que “en la parte documental el contrato está en ejecución”, pero aseveró que “el último informe técnico, de este mes, indica que el avance es cero”.

Refirió que aun cuando “los representantes técnicos de la empresa están en la ciudad y el equipamiento está todo acá, lo que no hay es avances”, y que ante esa situación “estuvimos hace unos días en Buenos Aires y estamos yendo nuevamente para ver cómo continuamos, porque nosotros estamos aportando y pagando al equipo técnico que hace la inspección de obra”.

El titular de Puertos precisó que si bien el pliego contempla un plazo de obra de 24 meses, establecía que para esta temporada “tenía que haber disponibles 50 metros de nuevo frente de atraque”, pero que esa obligación ya resulta de imposible cumplimiento para la empresa. Por lo que mientras se aguarda a que Nación resuelva si rescindirá o no el contrato, dijo que desde la DPP se continuará en paralelo con la gestiones necesarias para poder garantizar la operatoria de nuevos cruceros en Ushuaia.

La tercera promesa gubernamental de ampliación del muelle

Esta es la tercera vez en los últimos 12 años que se promete la ampliación del muelle de Ushuaia. A fines de 2006, durante la gestión gubernamental de Hugo Cóccaro, se anunciaba desde el Ejecutivo fueguino que el Gobierno nacional había comprometido una inversión cercana a los 250 millones de pesos para concretar la ampliación del muelle de Ushuaia y la construcción de una terminal de cargas en una zona cercana al parque industrial. La cosa no pasó de eso, de un anuncio.

Seis años después, en abril de 2012, era Roberto Crocianelli, vicegobernador de Fabiana Ríos, el encargado de dar a conocer que antes de la finalización de ese año el Ejecutivo fueguino lanzaría con financiamiento nacional la licitación para ampliar en 250 metros la extensión del muelle capitalino. Una vez más, sólo fue un anuncio.

En noviembre de 2016, el ministerio de Transporte de Nación, a cargo de Guillermo Dietrich, publicaba en el Boletín Oficial la resolución 432/2016, que reglamentó el llamado a licitación para la ampliación en 7.050 metros cuadrados del muelle del Puerto de Ushuaia. En marzo del año pasado el Gobierno nacional adjudicó la obra a la empresa Performar. A partir de ese momento comenzaron a aparecer diversos obstáculos técnicos que demoraron hasta febrero de este año los trabajos que actualmente están paralizados. En concreto, el muelle local no mide ni un centímetro más de lo que medía hace una década atrás.

Comentarios