Desde la Comisión de Discapacidad de la CTA Autónoma repudiaron la publicación que una docente hizo en su muro de Facebook, refiriéndose a la escritura de un alumno. En el comentario, de manera despectiva, se decía que se estaba “gestionando el pase” a la Escuela Especial Kayú Chenen”, por la forma de escribir del niño. Posteriormente se viralizó una carta, distribuida por la misma comisión, donde un padre se refiere a la actitud discriminadora de la docente.


 

“En el día de ayer esta docente publicó en su Facebook personal la foto de la escritura de un alumno con visibles problemáticas de aprendizaje, esto despertó risas y comentarios discriminadores suyos y de sus contactos. Padres y personas con discapacidad repudiaron esta actitud en manos de una de las responsables de una Institución Educativa y se organizaron para hacer una carta abierta de repudio”, dijeron desde la Comisión de Discapacidad de la CTA Autónoma, reproduciendo luego el texto de la carta.

En esa carta se dice que “resulta incomprensible que alguien que se dice educador, que integra la conducción de una escuela, junto a otros docentes se burlen y pretendan denigrar “gestionando el pase a la Kayú””.

“Cuanta falta de valores, respeto y moral en docentes que refieren a una institución tan importante de nuestra comunidad como si fuera un lugar para “descartables”, yo me pregunto: y la vocación docente? De la calidad de persona ya tengo la respuesta toda vez que sus palabras denigran y ridiculizan en una franca manifestación de violencia piscológica e institucional en razón del cargo que ocupa”, señala el escrito distribuido por la Comisión de Discapacidad.

Manifestando el autor de la carta “Mi más profundo repudio a quienes pretendiéndose docentes descalifican con la “discapacidad”, propio de ignorantes que comenten un claro acto de acoso escolar” y “Mi respeto y agradecimiento a la Escuela Especial Kayú Chenén , a sus docentes por acompañar a nuestros niños con gran vocación y que han adoptado la perseverancia como forma de vida, por respetar sus derechos y valorarlos como personas. Este pretendido agravio sólo debe enaltecerlos”, destaca.

Agregando que “Profundo repudio me produce las expresiones vertidas por quien pretende ser una educadora, una docente, que integra el cargo de vicedirección quien colabora en la conducción de un establecimiento educativo de nuestra ciudad la misma que con su ejemplo de persona de bien…. supuestamente ayuda a la integración y educación de niños……. Vergüenza ajena me da que docentes se tomen a burla y denigren a la “Escuela Especial Kayu Chenen”…. Donde gestionar un pase sea un motivo de “Chiste””.

“Qué falta de valores cuánta ausencia de respeto. Dónde quedó la ética y la moral de los docentes al referirse de ésa manera de una Institución Educativa tan importante cómo la Kayu, donde nuestros hijos no sólo aprenden contenidos? Ellos aprenden a valorar al otro a no lastimar a su par. La escuela Kayu no es un lugar donde van a parar las personas “descartables” los que no dan con el target de una institución educativa, se manifiesta.

Se asevera que en la publicación de Facebook “veo palabras que denigran y ridiculizan a la escuela que por años contuvo y educó a muchísimos niños y adolescentes y siento que es una manifestación clara de Violencia Psicológica para nuestros hijos y para la Institución”.

“No puede referirse así de la Kayu Chenen en razón del cargo que ocupa, descalificar con la “discapacidad de un niño” demuestra su propia ignorancia y produce mi más absoluto repudio y ferviente rechazo a quiénes dicen ser docentes”, dice la nota que habría escrito un padre y que recibió innumerables expresiones de apoyo en la red social.

Dedicando un párrafo más a la Escuela Especial Kayu Chenen, el autor de la respuesta a la publicación discriminatoria de la docente dice “simplemente gracias porque desde los Docentes de dirección hasta el último integrante del establecimiento nos ha brindado siempre acompañamiento, no sólo a nuestros hijos también contención y guía para los padres. Que con su actitud dejan enseñanzas de comprensión, respeto, tolerancia y dan cátedra del valor de cada miembro de la Sociedad. Y nos enseñan a perseverar en la vida”.

Luego, refiriéndose a la docente, manifiesta: “Suerte que no es docente de mi hijo… Suerte que a él lo acompañan personas magníficas que saben apreciar el valor de las pequeñas cosas”.

Comentarios