Mediante una Carta Abierta, un grupo de vecinos y vecinas de Tolhuin crearon el grupo #YoTeCreoVecinaDeTolhuin para brindar "apoyo y contención a mujeres que atraviesan situaciones de abuso y violencia de género". La iniciativa surgió tras las denuncias de presuntos abusos por parte de un médico en el Centro Asistencial de esa ciudad.


“Ante reiterados hechos de gravedad, hemos decidido conformar esta red de apoyo y acompañamiento a mujeres que atraviesan situaciones de abuso y violencia de género. Este grupo está formado por vecinas y vecinos de nuestra localidad con distintas ideas y creencias políticas, religiosas y sociales, con el único objetivo de poder acompañar a las mujeres de las distintas formas de violencia”, señalan un grupo de vecinos que lanzaron la campaña #YoTeCreoVecinaDeTolhuin.

A través de una Carta Abierta, los vecinos recordaron que “a mediados del mes de mayo del presente año, y tras una serie de denuncias a un médico del Centro Asistencial de nuestra ciudad y de la decisión del Ministerio de Salud de la provincia de apartar al profesional; algunos trabajadores de ese establecimiento expresaron públicamente su apoyo a la persona acusada”.

“Más allá del derecho a la libre expresión (que tiene sus límites y no exime de responsabilidad sobre los dichos e imágenes) este apoyo se realizó a través de una campaña en una red social que incluyó fotos tomadas en espacios del centro asistencial de Tolhuin (el lugar en el que se produjeron los hechos denunciados) y con personal vestido con su uniforme de trabajo y en horario de trabajo”, reprocharon los vecinos.

Y recuerdan que en declaraciones periodísticas “el ministro de salud de la provincia, Doctor Guillermo Ruckauf, alentó a que ‘la gente perjudicada se anime a denunciar’, por lo que entendemos que la difusión de imágenes como las que mencionamos: personal del Centro Asistencial que con uniforme de trabajo y dentro del establecimiento porta carteles de apoyo al médico denunciado con frases como “#estamosconvos” va en dirección contraria a los dichos del ministro y más aún, resulta un obstáculo a los derechos de acceso a la salud de las víctimas directas de los hechos denunciados”.

“La relación entre pacientes y trabajadores de la salud se produce en general en un marco de amplía disparidad. Y si a eso le agregamos la asimetría de poder entre mujeres y hombres se vuelve más grave. Una mujer con un padecimiento (dolor, malestar), con algún grado de vulnerabilidad, se encuentra con un hombre ubicado en el lugar de saber disminuir ese padecer y, en un espacio cerrado y conocido por ese hombre”, agrega la Carta Abierta.

Y remarcan: “Pero nos dicen que no es así, que el mayor riesgo, es que la situación de vulnerabilidad la sufre él; por eso la frase del cartel “el próximo puedo ser yo” es una clara forma de violencia de género”.

“Vecina de Tolhuin: Nosotras y nosotros elegimos creerte. Tenemos que terminar con toda forma de violencia de género. Las mujeres no pueden ser abandonadas por el Estado. Debemos acompañar sus denuncias y no permitir que se las revictimice aterrorizándolas o difundiendo dudas sobre sus relatos. ¡No nos callamos más!

Comentarios