Se trata de -al menos- dos ejemplares de este magnífico animal, que suele avistarse cada vez con más frecuencia en aguas del Canal, ante la sorpresa y emoción de ocasionales navegantes.


Al menos dos ballenas del tipo jorobado fueron avistadas -este lunes- en aguas del Canal Beagle, y causaron sorpresa y júbilo en los afortunados que tuvieron la chance de presenciar en vivo un espectáculo único.

El evento tuvo lugar en la zona de Baliza Escarpados y pudo ser registrado por Sergio Carrera y Fernando Monje, quienes navegaban a bordo de la embarcación “Yamana”. Allí, los navegantes se encontraron súbitamente con estos gigantes animales, que protagonizaron una serie de acrobacias dignas de un documental, frente a su barco.

Tras filmar y fotografiar a los animales en varias posiciones cuando navegaban rumbo a Ushuaia, los espectadores privilegiados compartieron el material a través de las redes, y -como era de esperarse- tuvieron una notable repercusión.

Desde el Proyecto Mamíferos Marinos Del Fin del Mundo (IMMA), comunicaron que una de los mamíferos avistados se trata de “Hixa”, la cual se encuentra identificada en su catálogo. Es menester mencionar que los avistajes de este tipo de animales se suelen dar cada vez con mayor frecuencia, en la zona del Beagle.

Un fenómeno cada vez más habitual

La investigadora del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC), Natalia Dellabianca, se refirió al avistaje de ballenas jorobadas en la zona de Playa Larga, que en las últimas horas sumó numerosos registros fotográficos y publicaciones en las redes sociales.

La investigadora, integrante del Laboratorio de Ecología y Conservación de Vida Silvestre del CADIC, explicó que “se trata de las mismas ballenas que vimos en los meses de enero, febrero y marzo, que todavía siguen en la zona”. Incluso “en algunos casos se trata de los mismos ejemplares, de acuerdo al registro que tenemos, con más de 30 ballenas identificadas individualmente”, dijo.

Dellabianca explicó que “hasta junio o julio andarán por esta zona, luego volverán al norte. Creemos que vienen del Pacífico”, en tanto, “entre enero y febrero vuelven a Ushuaia, en su camino desde o hacia la Antártida”, indicó. “No se trata de un fenómeno aislado, sino habitual; simplemente hay cada vez más registro fotográfico”, aclaró.

Es que la ballena jorobada, como otras especies, “se reproduce en zonas más cálidas, como Brasil, Ecuador, Colombia, y luego se traslada a la Antártida para alimentarse allí”, explicó. Y detalló que “este mismo grupo de ejemplares, lo vemos desde hace más de un mes en la misma zona de Playa Larga”, dijo.

La investigadora del CADIC puso de relieve el método de ‘fotoidentificación’ que se utiliza para identificar a estos ejemplares en forma individual, herramienta que ayuda a estudiar sus patrones de conducta. El mismo método permitió determinar que las mismas ballenas han permanecido en esta zona, a partir de un patrón específico de color en su cola, como una huella digital única.

Comentarios