Un Inspector de Tránsito que se encontraba borracho chocó a una mujer, se bajó del rodado y la multó en Ushuaia. Lo increíble es que lo dejaron seguir conduciendo y no le secuestraron el vehículo.


Según las primeras informaciones, el hecho habría ocurrido en Marcos Zar y Magallanes, cuando el empleado municipal -del cual no trascendió el nombre por el momento- chocó contra una camioneta que era conducida por una mujer, encontrándose en estado de ebriedad.

En el programa radial “En La Mira” informaron que el siniestro habría ocurrido en la intersección de las calles Marcos Zar y Magallanes, y fue protagonizado por una Ford EcoSport conducida por una mujer y un Ford Fiesta, manejado por este inspector.

Tras la colisión entre ambos vehículos, el inspector de tránsito se bajó rápidamente del vehículo y luego de colocarse el chaleco identificatorio -no se encontraría en servicio-, procedió a infraccionar a la conductora de la camioneta, ya que ésta, en vez de llevar encendidas las luces bajas, llevaba las de posición reglamentarias.

Luego de ello, un móvil policial se constituyó en el lugar y se solicitó la presencia de personal de la Dirección de Tránsito, los cuales procedieron a efectuar el test de alcoholemia a ambos conductores. Los resultados fueron dispares, ya que en el caso de la conductora de la EcoSport el examen dio negativo; mientras que en el inspector de tránsito, el resultado habría arrojado 0,53 g/l en sangre. Es decir, superior al límite establecido por la Ley para circular detrás del volante.

Pero como viene sucediendo desde hace un tiempo con el personal Tránsito, donde pareciera que las infracciones por ellos cometidas no solo no tienen ninguna multa, sino incluso no son sancionados en el ámbito laboral, sino que adulteran y encubren las infracciones cometidas por ellos.

Esta vez no solo no le incautaron el vehículo al inspector a pesar de estar conduciendo en estado de ebriedad, sino que incluso la propia Jefa Municipal de Inspectores lo autorizó a que el inspector se retirase y continúe circulando, a pesar de encontrarse alcoholizado.

Hasta el momento, desde el Municipio de Ushuaia no se informó oficialmente el hecho y las medidas que se tomaron, como así tampoco el número de acta de infracción que se labró al empleado municipal. Aunque también se espera que desde el Tribunal de Faltas se actúe de oficio en caso de no haberse realizado el acta de infracción correspondiente y se inicie desde el Ejecutivo los sumarios correspondientes por el hecho.

También en caso de no realizarse ninguna acción por parte del Ejecutivo hacia los empleados involucrados, quedaría nuevamente en evidencia que para los funcionarios las multas e infracciones son solo para los algunas personas, las cuales en muchos casos incluso no tienen derecho a defensa; ya que desde el Juzgado de Faltas solo se actúa con un fin recaudatorio.

Comentarios