Las autoridades recomiendan no realizar compras ni contratar servicios a través de las redes sociales, de los cuales no quedan comprobantes y mucho menos, garantías.


En el último mes, la oficina de Defensa del Consumidor de Río Grande recibió un alarmante número de consultas sobre estafas con préstamos a través de las redes sociales. Al menos seis personas engañadas en su buena fe, recurrieron a esta oficina en los últimos días para denunciar estas maniobras. “En esta situación económica que estamos viviendo, la gente cae en la trampa. Tal vez con pequeñas cantidades de dinero, pero que no deja de ser una estafa”, expresó Luis Cisterna, Subsecretario de Defensa del Consumidor de Tierra del Fuego.

Se trata de engaños a través de las redes sociales, mediante los cuales personas inescrupulosas ofrecen créditos de fácil acceso sólo con el DNI. Dicen que depositarán el dinero que ofrecen, a cambio de una comisión de $1500 que se paga con tarjetas de crédito. Una vez que el consumidor accede a estas condiciones, facilita los datos de su tarjeta de crédito para pagar la comisión. El resultado, es que se debita el dinero de la comisión de la tarjeta de crédito, pero no se le acredita el importe del préstamo acordado.

Cisterna explica que “los consumidores reclaman a la tarjeta de crédito intentando dar con algún dato que les permita desenmascarar a los estafadores, pero la tarjeta aduce que el consumidor ha dado su consentimiento al otorgar los datos fehacientes para que se haga la operación. Por eso no se puede avanzar desde esta oficina para realizar ese tipo de reclamos, porque no sabemos a quién reclamar. La única manera de que se abra una investigación sobre el hecho, es radicando la denuncia en la policía y eso excede nuestro trabajo”.

Hace dos meses, la Subsecretaría de Defensa del Consumidor alertó a los consumidores sobre los riesgos de comprar a través de las redes sociales y el funcionario destacó que en este caso, estamos ante el mismo problema. “Ante una necesidad de dinero, la gente cae por estas promociones que son totalmente engañosas y las redes sociales son un ámbito que carece de validez para hacer algún tipo de reclamo. Nosotros sugerimos y recomendamos a los consumidores que no realicen compras ni contraten servicios a través de las redes sociales de los cuales no les quedan comprobantes y mucho menos, garantías”.

Lo llamativo, es que la oficina de Defensa del Consumidor de la ciudad de Ushuaia no ha recibido ninguna denuncia de este tipo, según lo indicó su jefe, Rubén Sánchez. “Aquí hemos recibido denuncias sobre algunas entidades que son conocidas públicamente y que tienen espacio físico donde publicitar sus servicios financieros. Algunas de esas denuncias se han resuelto en sede judicial y otras en sede administrativa. Pero no hemos recibido denuncias por estafas a través de internet, al menos hasta ahora”.

Ranking de denuncias

En ambas ciudades, la Subsecretaría de Defensa del Consumidor recibe todo tipo de consultas, pero las que encabezan el ranking, son las denuncias contra empresas de telefonía, concesionarias de autos, planes de ahorro previo para la compra de automotores y compañías seguros. También reciben denuncias por temas de alquiler, siempre y cuando el contrato se haya realizado a través de una inmobiliaria. Sólo en Río Grande se reciben anualmente entre 290 y 350 denuncias por año.

Comentarios