La Secretaria general del SOEM de Ushuaia, Sandra Esperón, señaló en una asamblea de trabajadores que, “se debe hacer política con plata del bolsillo propio, y no con la plata de la Municipalidad”, en referencia al accionar de funcionarios del Ejecutivo municipal. Además denunció que “hay muchos funcionarios ofreciendo continuidad laboral a cambio de afiliaciones partidarias”.


“Está vaciando servicios públicos; no tiene maquinaria, no tiene camiones, han casi privatizado el sector, con muchos compañeros que son pasantes y contratados”, destacó Sandra Esperón.

En el marco de las asambleas diarias que realizan los trabajadores de la Municipalidad de Ushuaia en reclamo de incrementos salariales, la titular del SOEM sostuvo que “antes era el personal de gabinete el que salía a hacer política afuera del ámbito de la Municipalidad y resulta que hoy tenemos Directores, gente de planta permanente, que han accedido a cargos y parece que tienen que hacer política afuera, y andan pintando cordones por las calles”; luego añadió que “nosotros no nos metemos en la decisión personal de cada uno de ellos, pero decimos que se debe hacer política con plata del bolsillo propio y no con la plata de la Municipalidad”.

Sandra Esperón señaló que “los compañeros que están en algún cargo y que están trabajando políticamente con este Intendente, lo deberían hacer fuera del horario de trabajo y en las unidades básicas, no utilizando la indumentaria y las herramientas municipales para hacer política”.

“Hay muchos funcionarios nuevos, pero de planta, ofreciendo continuidad laboral a cambio de afiliaciones partidarias”, denunció la Secretaria General del gremio municipal de Ushuaia.

También desde el SOEM confirmaron que, junto con otros gremios, siguen realizando “reuniones informativas” en los sectores de trabajo. No descartan que se puedan producir inconvenientes “con la atención al público o los servicios que debe prestar el Municipio”, por el desarrollo de las asambleas.

Esperón, en declaraciones a Radio Provincia, comentó que “las reuniones se fueron dilatando, porque el Ejecutivo Municipal tenía que tener reuniones con el Gobierno provincial por la cuestión de las tarifas y que se iban a tener que hacer algunos ajustes en el presupuesto municipal. Pero ya pasaron dos semanas y no hemos tenido ninguna convocatoria por parte del Ejecutivo”, insistió Esperón.

Dijo que esa actitud los “sorprende y causa mucho malestar entre los trabajadores”. Luego, comparando la situación con la Municipalidad de Río Grande donde se acordó un incremento con los gremios, manifestó que en Ushuaia “llama la atención la falta de consideración del Ejecutivo Municipal, a quien hacemos responsable de los inconvenientes que puedan surgir con la atención al público o los servicios que debe prestar el Municipio”.

Esperón también eligió diferenciarse de la situación en Río Grande, asegurando que “no se puede comparar” porque “nosotros no admitimos sumas fijas” y “tenemos que regirnos por el Convenio Municipal de Empleo, que ellos no tienen aún”.

Al preguntarle luego sobre el condicionamiento para definir un incremento, respecto de la necesidad de la Municipalidad de Ushuaia de dialogar con el Gobierno de la Provincia, situación que en Río Grande no se dio; Esperón admitió esa diferencia y lo lamentó “porque siempre hemos luchado en contra de eso. La independencia y la autarquía de los Poderes se tienen que demostrar en todo momento, cuando uno defiende las autonomías también las debe defender a la hora de hablar del salario de los trabajadores de su propio organismo; si no los discursos son discursos nada más y no se llevan a la práctica”, remarcó.

“A nosotros no nos importa con quién se saque fotos el intendente, ese es un tema de él particular y de política. Pero cuando la gente no tiene respuesta ¡Todo molesta! Molesta la falta de respuesta, la falta de consideración del Ejecutivo, la soberbia de algunos funcionarios y la falta de atención de las áreas municipales. Porque tenemos problemas edilicios, de seguridad e higiene laboral en todas las áreas del municipio; y obviamente ningún funcionario escapa a esta realidad”, concluyó.

Comentarios