En el marco de la tercera Sesión Ordinaria del año, el Concejo Deliberante de Río Grande aprobó -por unanimidad- un proyecto de ordenanza del concejal Paulino Rossi (UCR) que plantea un descuento anual en los impuestos inmobiliarios a aquellos frentistas que tengan árboles en sus veredas.


Rossi recordó que se trata del proyecto más saliente “que venimos trabajando desde el año pasado” y que se traduce en “un incentivo fiscal para fomentar la plantación de árboles”.

“En Río Grande el gran faltante que tenemos es de árboles en la vía pública. La municipalidad invierte mucho en espacios públicos, pero cuando uno ve las veredas de las casas, se ven pocas veredas con árboles”, señaló.

Por esta razón, se buscó desarrollar un proyecto que fomente la plantación de árboles, porque “generalmente, el que tiene un árbol es un antiguo poblador, con arraigo y sentido de pertenencia a la ciudad. Pero vemos que no se genera un efecto contagio en esto, porque cuesta bastante que crezcan, sobre todo en los primeros años” dijo el funcionario.

De esta manera, Rossi explicó que la ordenanza plantea un “un reconocimiento a todos los que tienen un árbol en la vereda, frente a la casa, de cien unidades fiscales, que son alrededor de 1100 pesos por año por árbol, que se va a descontar del impuesto inmobiliario, con un máximo de tres árboles por frente y, a su vez, todos aquellos que vayan plantando árboles en los frentes también van a acceder también a este beneficio”.

Por último, expresó que “me parece que puede llegar a ser un punto de inflexión para que, masivamente, tengamos árboles frente a las viviendas. Lo positivo es que vamos a cambiar la fisionomía de la ciudad y, a su vez, le vamos a dar un reconocimiento de un descuento muy importante a todos aquellos vecinos que tengan los árboles frente a su casa”.

Comentarios