Es por el histórico evento mundial G-20 que comenzó ayer en el Hotel Arakur. Los vecinos se encontraron con una ciudad distinta a la habitual: con embotellamientos, numerosos controles, cortes y desvíos. Todo en el marco de un inusual operativo de distintas fuerzas nacionales e internacionales.


Tras el inicio de la reunión de “Sherpas” por el G-20 en la ciudad de Ushuaia, los residentes locales experimentaron -este miércoles- una jornada muy diferente a la habitual, en virtud de encontrarse numerosas complicaciones y demoras en el tráfico, inusuales controles y

El histórico evento de los negociadores de los 20 países miembros de este organismo se dio por comenzado ayer en el Hotel Arakur, y tuvo su repercusión en varios medios nacionales e internacionales. Mientras tanto, las voces de los residentes locales manifestaron distintas posturas, algunas de ellas, de marcado malestar por el “caos” vivenciado en las calles.

En ese sentido, pese a que el evento se realiza en un sector único y específico de la ciudad, se desplegó por todo el ejido urbano un importante y estricto operativo de seguridad, llevado a cabo por Policía Provincial, Gendarmería Nacional y otros entes, entre ellos, fuerzas internacionales.

Tal es así, que el acceso a las zonas aledañas al Hotel fue restringida a la circulación, mientras que se produjo un corte al tránsito sobre la avenida Héroes de Malvinas, a la altura de la rotonda de Andorra. Producto de esta contigencia, se registraron embotellamientos de cerca de una hora, afectando a los barrios ubicados en el sector noreste de Ushuaia.

Comentarios