Se trata de una idea que busca aprovechar el gas sobrante de los yacimientos Vega Pléyade, Carina y Aries. A través de un sistema de licuefacción se inyectaría a buques para trasladar el fluido a Bahía Blanca o Escobar, en provincia de Buenos Aires y de allí a la red troncal.


 

“Es gas nacional, para ser consumido en nuestro país y redundará en beneficio en cuanto al pago de regalías para Tierra del Fuego”. Así definió el doctor Rodolfo Eiben, un renombrado asesor de inversores, quien hace casi un año delineó un proyecto para que el gas que se importa de Bolivia pueda ser reemplazado por aquel que se produce en los yacimientos off shore que opera el consorcio Total, Pan American y Wintershall, en la cuenca austral.

La idea consiste en montar una planta de licuefacción de gas en Tierra del Fuego, a efectos de bajar la presión del fluido tal como se extrae en boca de pozo y poder así introducirlo en buques específicos, que transporten los recursos disponibles hasta Bahía Blanca o Escobar, en la Provincia de Buenos Aires, donde se inyectan a la red troncal el fluido regasificado.

Eiben dijo que “este proyecto ya fue expuesto y detallado al presidente Mauricio Macri y al ministro Juan José Aranguren (titular de Energía de la Nación)”, y especificó que el proyecto generará mano de obra para Tierra del Fuego, en el montaje de la planta y divisas para el país, ya que se dejarán de fugar a los países de donde se importa, como el caso de Bolivia y Nigeria.

Uno de los aspectos que el desarrollador de la idea tuvo en cuenta para estar convencido de su potencial es que los yacimientos Vega Pléyade y Carina son lo suficientemente poderosos para abastecer de gas al país, con estimaciones de producción excelentes para las próximas décadas, si se tiene en cuenta que el consorcio que explota la cuenca austral proyecta desarrollar el yacimiento denominado Fénix.

“Se trata de aprovechar el gas sobrante que surgen de los yacimientos off shore, un recurso que está disponible, el cual será adquirido al precio de exportación, lo que dejará importantes recursos en materia de regalías a Tierra del Fuego”, sostuvo el doctor Eiben, al hablar de la conveniencia que tiene para el Gobierno fueguino el desarrollo de esta idea.

El pasado mes de octubre, en ocasión de realizarse la “Mini Davos”, en Tierra del Fuego, el desarrollador del proyecto señaló que tuvo contactos con autoridades del Gobierno Provincial, como el caso del vicegobernador Juan Carlos Arcando y el ministro de Economía José Labroca, despertando interés en ambos.

Nuevos inversores

Al hablar del proyecto, el doctor Rodolfo Eiben dijo que el desarrollo del mismo iba por buen camino hasta hace unos meses, pero se vio con el obstáculo de haber tenido un serio inconveniente con inversores que se habían ofrecido en el desarrollo logístico, pero quedaron fuera por supuestas prácticas nocivas y reñidas con la ética comercial.

“El proyecto que tuvimos con la empresa Dufenergy , perteneciente a Duferco Group, con sede en Lugano, Suiza, nos hizo demorar entre cuatro y cinco meses este proyecto, pero ya estamos en camino de lograr sumar a otros inversores, por lo que puedo decir que el proyecto sigue en plena marcha”, dijo el doctor Eiben.

El proyecto, al constar de varias etapas a cumplir, como el caso de montar la planta de licuefacción, los buques para el transporte del gas y el esquema de compra venta del producto libremente a las industrias nacionales o a empresas de energía eléctrica; se podría comenzar a concretar en un plazo no mayor a los seis meses.

Comentarios