Por tercer año consecutivo, el ministro del Interior Rogelio Frigerio participó del acto central por el 2 de Abril en Ushuaia, junto a la gobernadora Rosana Bertone y el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto. “Malvinas es una historia de arrebato y usurpación, pero sobre todo, es una herida abierta en el corazón de todos los argentinos”, sostuvo.


El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, participó por tercer año consecutivo del acto central por el 2 de Abril que se realizó en Ushuaia, acompañando a la gobernadora Rosana Bertone y al intendente Walter Vuoto entre los principales oradores.

“En este día de memoria son muchos los sentimientos que revivimos y compartimos, Malvinas es una historia de arrebato y usurpación, pero sobre todo, es una herida abierta en el corazón de todos los argentinos”, dijo.

Y remarcó: “Malvinas está en el corazón de toda la Argentina, en cada rincón, en cada pueblo, en cada barrio hay una plaza, una calle o una placa que nos recuerda a alguno de nuestros héroes”.

“Somos conscientes de que en estos 36 años estamos en deuda con nuestros héroes veteranos de Malvinas, con cada uno de los soldados y cada una de las familias que dejaron su vida o una parte de ella en nuestras islas”, mencionó el funcionario nacional.

Entre los avances, Frigerio valoró la reciente presentación de la Comisión Nacional de Ex Combatientes, señalando que se trata de “una comisión que es el resultado de dos años de trabajo conjunto, y que a partir de ahora está integrada por representantes de todos los veteranos de guerra elegidos a partir de la participación democrática y con una concepción federal”.

“Sabemos que si bien hay problemáticas comunes a todos los veteranos, cada región del país presenta sus particularidades, le queda ahora a sus autoridades la enorme tarea de bregar por las necesidades de sus compañeros ex combatientes”, agregó.

Sostuvo que la nueva comisión deberá articular con distintos sectores del Estado “cosas muy importantes como la obra social, las oportunidades de trabajo o la jubilación, sabemos que hemos avanzado estos dos años en este sentido, pero queda todavía muchísimo por hacer”.

Y cerró: “Estos 36 años de la gesta nos tienen que permitir mirar hacia el futuro para encontrar caminos inteligentes y avanzar en nuestro legítimo reclamo de soberanía sobre las islas Malvinas, nunca vamos a dejar de reclamar lo que nos pertenece, no vamos a bajar los brazos ni a claudicar”.

Comentarios