214 parientes de soldados fallecidos durante la guerra de 1982 concretaron ayer el viaje al archipiélago. Fue para visitar el cementerio donde la Cruz Roja Internacional logró identificar los cuerpos de 88 ex combatientes argentinos que figuraban como NN. Se registraron testimonios conmovedores.


En un viaje histórico y en medio de una profunda emoción, el grupo de 214 familiares y autoridades del Gobierno arribó a las 6:30 al archipiélago y se dirigió al cementerio para finalizar, 36 años después, el proceso de identificación de los soldados sepultados que hasta el momento no tenían nombre.

Allí, tuvo lugar una ceremonia religiosa y militar para homenajear a los caídos y se reemplazaron las placas que decían “Soldado sólo conocido por Dios” por las que contenían los nombres de los 90 que pudieron ser identificados de las 121 tumbas (y 122 cuerpos) que fueron exhumadas.

Del viaje participaron, entre otros, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj; la presidenta de la Comisión de Familiares de Caídos, María Fernanda Araujo; y el militar inglés Geoffrey Cardoso, quien fue el encargado de construir el cementerio -donde hay 230 tumbas en total- y sepultar a los soldados argentinos tras el conflicto bélico de 1982.

“Este es el tercer viaje que hago (a la isla), pero en esta oportunidad me sentí mucho mejor porque sabía que en el lugar donde iba a ir la placa realmente estaba él”, señaló el hermano de Julio César Segura, soldado conscripto muerto en la guerra.

El joven combatiente nació en Tucumán pero vivió desde muy chico en Moreno, provincia de Buenos Aires y falleció durante una de las batallas de Wireless Ridge.

“Tengo a mi hermano que es un héroe, es algo que a veces no te sale en palabras. Sabemos que está ahí y no queremos sacarlo de ese lugar”, comentó Sergio Segura tras volver de Malvinas.

Por su parte, la cuñada del cabo Luis Humberto Mino se mostró “agradecida y conmovida por haber logrado” la identificación del militar: el soldado, oriundo de Chaco, fue uno de los últimos en ser reconocido gracias al trabajo de la Cruz Roja; murió el 28 de mayo en la batalla de Pradera del Ganso.

“Era una mochila muy pesada que teníamos, sin saber si estaba o no estaba (enterrado en el cementerio) y ahora sí sabemos dónde está. Ya estamos de regreso y vamos a intentar comenzar, no una nueva vida, pero seguir, ya con resignación”, agregó la señora.

Para el viaje se emplearon tres aviones, dos MD 83 charteados a la empresa Andes y un Gulfstream de SAS, los que regresaron a la base militar del aeropuerto de Ezeiza en horas de la tarde.

“Era algo que la sociedad se merecía”, resaltó Avruj en conferencia de prensa tras la visita a Malvinas tras recordar que esta iniciativa de reconocimiento de los cuerpos enterrados en Darwin sin identificar “comenzó en el gobierno anterior”.

El secretario lamentó “la sordera del Estado” durante más de tres décadas y señaló: “Fueron muchos años de reclamo de los familiares esperando una respuesta”.

“Hoy en el cementerio, que debe ser un lugar sagrado para recordar a los que ya no están, había vida. Era un lugar para celebrar la vida en toda su dimensión. Esa imagen va a estar guardada en nuestras retinas para siempre”, agregó.

Tras el homenaje, el canciller Jorge Faurie destacó que el diálogo con el gobierno nacional entabló con el Reino Unido comenzó a “rendir frutos”, aunque aclaró que la disputa por la soberanía de las Islas Malvinas “no cambió”.

“El reclamo de soberanía por Malvinas no cambió, pero el diálogo con Reino Unido rinde frutos”, subrayó el ministro de Relaciones Exteriores, que este domingo por la noche despidió a los familiares con una reunión en un hotel porteño.

En tanto, el gobierno británico de las Islas resaltó el trabajo conjunto con la Argentina en la organización del viaje y consideró que fue “un ejemplo de buena voluntad entre ambas partes”.

“Hoy, los familiares encontraron las tumbas de sus seres queridos completas con una lápida y sus nombres. En el cementerio, hubo una ceremonia religiosa y militar para conmemorar la ocasión. El Gobierno de las Islas Falkland acoge con beneplácito esta visita y ha trabajado estrechamente con las autoridades argentinas y la Asociación de Familiares para asegurarse de que sea un éxito”, expresaron los kelpers.

En un comunicado, definieron la visita del grupo de familiares como “histórica” y evaluaron que “demuestra lo que se puede lograr con buena voluntad de ambas partes”.

Comentarios