A través del SIGE, el Gobierno pudo detectar 184 casos de docentes que por distintas razones no cumplían tareas en el aula. A partir de su notificación tendrán que volver a dar clases o no podrán percibir sus haberes.


En el marco del proceso de ordenamiento de las horas cátedra docentes con la aplicación del nuevo sistema SIGE, el Gobierno Provincial informó que detectó una serie de “irregularidades y abusos” contra la administración.

Entre esas distorsiones se encuentra un “uso abusivo” de la figura de la comisión de servicios, que permite que los docentes en lugar de estar frente al aula, realicen otro tipo de tareas de gestión, administrativas u otras no muy claramente definidas.

Tierra del Fuego es la provincia con mayor cantidad de docentes fuera del aula, con un 35,5%, por lo que a pesar de ser el distrito que más invierte por alumno, los resultados no terminan siendo los esperados.

“Con el objeto de mejorar la calidad educativa y que la inversión que se realiza se refleje en el aula, el Gobierno Provincial dio de baja unas 184 comisiones de servicio, y estableció que a partir de la fecha sólo se autorizarán en los casos estrictamente necesarios y únicamente a través de Decreto”, afirmaron desde la provincia.

De este modo queda establecido como política de Estado que quien percibe un salario docente esté efectivamente cumpliendo funciones con alumnos en el aula, y como ya sucede en el caso de las adscripciones, sea el titular del Ejecutivo el único que pueda autorizar algún tipo de excepción debidamente fundada, por plazos determinados y con objetivos claros y definidos.

Comentarios