Así lo dio a conocer el presidente de la Dirección Provincial de Energía, Alejandro Ledesma. Dijo que el organismo está extendiendo las redes para llegar a barrios periféricos. “Tenemos un cálculo estimativo de que hay alrededor de 800 familias que van a tener que regularizar su situación”, anticipó el funcionario. Colocarán medidores para que “como todo vecino puedan pagar la factura como corresponde”.


El presidente de la Dirección Provincial de Energía (DPE), Alejandro Ledesma, confirmó que tras un relevamiento del organismo se han contabilizados alrededor de 800 conexiones clandestinas en la capital fueguina y anticipó que se colocarán medidores para que dichas personas “comiencen a pagar el servicio como corresponde”.

En diálogo con la prensa Ledesma dijo que “tenemos un estudio realizado en donde hemos detectados alrededor de 800 familias que están enganchadas irregularmente, que no pagan ninguna factura” y consideró que “en algunos casos hemos realizado, al igual que en Las Raíces, donde inauguramos todo un tendido nuevo para que cada uno pueda poner su medidor y de esta forma estar en condiciones”.

En ese sentido explicó que “con el personal de Energía estamos haciendo extensiones para llegar un poco más lejos, porque hay asentamientos irregulares en distintos sectores y estamos colocando postes para poder instalarlos como corresponden”.

Para dar un ejemplo sostuvo que en caso de las conexiones clandestinas, dijo que “hay casas que tienen 70 metros de cables desde la línea hasta llegar a la vivienda, que genera pérdidas de energía y además que son un peligro para las personas que transitan a pie por esos sectores”.

“Tenemos un cálculo estimativo de que hay alrededor de 800 familias que van a tener que regularizar su situación, que están enganchadas sin ningún medidor y que es un trabajo que tenemos que hacer por seguridad de esas propias familias y también, para que como todo vecino puedan pagar la factura como corresponde”, explicó el titular del ente.

Ledesma sostuvo que en un trabajo conjunto con Obras Públicas y Obras Sanitarias, que “estamos realizando redes en zonas altas, como Andorra, El Escondido, Dos Banderas y todos esos sectores estamos instalando medidores independientemente del ordenamiento que haga la municipalidad en esos sectores”. “Si la Municipalidad el día de mañana traslada alguna vivienda se va trasladar con el medidor, ya que la idea es que puedan tener una seguridad en cuanto a la conexión”.

“Hay precarias instalaciones en sectores muy altos, que pueden generar peligro a muchos vecinos de la ciudad”, explicó Ledesma, y estimó que en los sectores antes mencionados más las “nuevas urbanizaciones que se están haciendo, con edificios grandes, creemos que este año vamos a llegar a instalar entre 1300 y 1500 nuevos medidores”.

Consideró que esta acción “genera un ordenamiento y vamos a estar seguros de que la gente pueda vivir tranquila y no tengamos el día de mañana peligros por las instalaciones precarias que se han hecho. Esto puede generar peligros muy grandes de incendios, ya que si uno observa en algunas zonas están los cables hasta arriba de los techos, lo que es un peligro total que genera que tengamos un peligro mayor en donde se puedan prender fuego y podamos tener víctimas que eso es lo que estamos tratando de evitar”.

Comentarios