El concejal de Ushuaia, Tomás Bertotto (PRO), se refirió al avance de la ordenanza que prevé bajar el nivel de tolerancia de alcohol a cero para conductores que transiten por la ciudad, con la posibilidad de que se haga extensivo en toda la provincia, aunque advirtió que "el examen de alcoholemia cero no es completo sino se implementa además el narcotest a los conductores".


Luego de las últimas repercusiones donde se analiza fuertemente la aplicación de la norma alcohol cero para toda la provincia de Tierra del Fuego, el concejal del PRO indicó que “sería oportuno incluir el narcotest para que la norma sea eficiente, se cuide la vida y se de mayor seguridad al tránsito”.

“Durante 2017 trabajamos para que el municipio incluya el test de narcóticos en los controles que realiza habitualmente el municipio y que debieran ser obligatorios en cumplimiento con la ley Nacional de Tránsito”, insistió Bertotto.

Respecto al alto costo que conlleva realizar este tipo de pruebas, el edil sostuvo que “no se trata de hacerle el test a todos los conductores, sino a aquellos a los que habiéndoles dado negativa la alcoholemia, se presume que la persona se encuentra bajo los efectos de algún tipo de sustancia”.

“Hoy por hoy, una persona al volante que viene realizando maniobras potencialmente peligrosas y a la que se le practica el examen de alcoholemia arrojando resultados negativos e incluso con evidentes signos de alteración, se la deja ir sin más, poniendo en peligro no sólo la vida de esa persona en cuestión sino de cualquier otra que se atraviese fortuitamente en su camino”, indicó Bertotto.

El concejal enfatizó “en la importancia de cuidar la vida de todos los vecinos y en establecer herramientas para que ese cuidado sea efectivo y no un mero procedimiento de rutina”.

Comentarios