Cerca de treinta aparatos de telefonía celular fueron secuestrados por Aduana, disfrazados dentro de los paneles de las puertas de la camioneta con la que un ciudadano chileno intentó ingresar a la provincia por el paso fronterizo San Sebastián.


El procedimiento se realizó el sábado por la tarde en el paso fronterizo San Sebastián, por personal de la delegación Aduana de Río Grande, que detectó patrones sospechosos de conducta en un conductor de origen chileno que ingresaba en su camioneta Chery Tiggo.

Las distintas modalidades de requisa implementadas por el personal aduanero permitió detectar que el hombre ingresaba un total de 30 aparatos de telefonía celular, disfrazados dentro de los paneles de las puertas del vehículo.

De esta forma fueron incautados los aparatos marca Samsung de alta gama y otros estándar, siendo decomisados por un valor aforo estimado por los agentes aduaneros en 320 mil pesos.

El hecho habría conferido el delito de contrabando, pero en enero se promulgó una reforma tributaria que afectó a la ley 27430, modificando el código aduanero y estableciendo nuevos valores para tipificar las conductas de los infractores.

Por esa modificatoria se llevó de 100 mil a 500 mil pesos la valuación mínima de un cargamento para que confiera el delito de “contrabando”. En este hecho el valor de 320 mil pesos hizo que el hecho quedara en una mera infracción aduanera, lo que antes de esa modificación legislativa habría sido una causa penal de contrabando para el infractor.

Nuevas escalas para el delito de contrabando

A partir del 18 de enero se promulgó la reforma tributaria que llevó al delito de contrabando de 100 mil a 500 mil pesos como base mínima para que configure delito, y de 30 mil a 160 mil pesos en el caso de cigarrillos y tabacos.

Comentarios