El presidente de la Cámara Hotelera y Gastronómica Dante Querciali volvió a reclamar fiscalización, por la cantidad de alojamientos truchos en la ciudad de Ushuaia. “Hay una franja donde pega muy fuerte el alojamiento informal por la competencia desleal de la oferta informal, estimó que existen más de mil doscientas camas “por fuera del circuito legal y reclamó fiscalización del Estado”.


Querciali evaluó el resultado del fin de semana largo para el sector y destacó el contraste entre la ocupación alta para hoteles de cuatro y cinco estrellas, contra otra franja donde impacta de lleno la oferta de alojamientos por fuera del circuito legal.

“Tenemos hoteles de cuatro y cinco estrellas con una ocupación que osciló entre el 85 y el 95 por ciento, pero para categorías como apart hotel, cabañas y demás, a pesar de estar en plena temporada, la ocupación es más baja, entre el 62 y 78 por ciento”, sostuvo.

Respecto del tipo de turistas, indicó que son en su mayoría extranjeros y no se observó afluencia de turismo interno, que optó por otros destinos. “El fin de semana largo se trabajó bien, pero no fue tan grande el impacto en el turismo interno nacional. Se mantiene la ocupación de turismo extranjero y algunas recaladas con recambio de turistas de cruceros”, dijo.

Para la gastronomía, el feriado extendido “fue excelente y hubo mucho trabajo. Lo completamos con el Día de los Enamorados, porque los restaurantes estuvieron con ocupación plena. Estas fechas colaboran a que haya movimiento y una continuidad de la temporada, y estimamos que hasta marzo vamos a tener buen trabajo”.

De allí en adelante, vienen meses de baja actividad, desde abril hasta julio, dado que el movimiento de la temporada invernal comienza “a partir de la segunda quincena”.

Respecto de la diferencia entre la ocupación que se logra en los grandes hoteles y otras franjas, lo atribuyó a la incidencia de ofertas informales. “Hay una franja de la hotelería donde pega muy fuerte el alojamiento informal, que en la temporada baja impacta todavía más. Desde la Cámara insistimos con que se hagan más fiscalizaciones por el tema de la informalidad, y son muchos los entes que están involucrados y tienen que tomar parte en este asunto”, sostuvo.

Mencionó responsabilidades compartidas entre “el Ministerio de Trabajo, Obras Sanitarias, Energía, AFIP, AREF, el INFUETUR, Habilitaciones Comerciales, y la Secretaría de Turismo municipal”, dado que la ilegalidad se extiende no sólo a los establecimientos sino a los empleados en negro.

“Estamos avanzando con todos los entes y algunas cosas se han hecho, pero queda un gran camino por recorrer, porque la oferta informal prácticamente no ha mermado en nada”, lamentó.

Estimó que existen “más de 1.200 camas disponibles por fuera del circuito legal, con el riesgo que ocasiona para el destino”, y reconoció que muchos turistas optan por departamentos o alojamiento en casas de familia, contra lo que no se oponen: “Son nuevas modalidades y es un nuevo nicho de mercado que mucha gente utiliza. No estamos en contra de esto, pero hay que pedir que se fiscalice y se cumpla con las normas. Es un gran negocio para el particular”, observó, ante la competencia desleal con los establecimientos que tienen en blanco el personal, pagan servicios a tarifas comerciales y cumplen con todos los requisitos de seguridad.

La informalidad “daña el destino”, remarcó Querciali, por el impacto negativo tanto de cualquier falla edilicia, como de la calidad de los alimentos que se ofrecen como parte del servicio, sin controles bromatológicos.

Aseguró que están dadas todas las condiciones legales para que los dueños de estos alojamientos se encuadren como corresponde: “Hace un año y medio está la posibilidad de registrarse en el INFUETUR para trabajar legalmente, y hay una ordenanza municipal sancionada que prevé el registro, pero mientras que no haya fiscalización, es más fácil seguir por fuera del sistema. Por eso insistimos en la importancia del rol del estado para poner esto en orden”, concluyó.

Comentarios