El patrono la ciudad de Río Grande cuenta desde ayer con un espacio en el centro de la ciudad, que rinde homenaje a su vida y obra. La escultura quedará ubicada en el espacio entre La Torre de Obras Sanitarias y el Concejo Deliberante. Desde el municipio agradecieron la labor realizada en los barrios por las hermanas y los sacerdotes salesianos.


Río Grande.- En conmemoración a los 130 años de su fallecimiento, el intendente Gustavo Melella encabezó la ceremonia de emplazamiento de la figura del patrono de la ciudad, Juan Melchor Bosco, conocido como San Juan Bosco. Dicho espacio está ubicado en la plazoleta que se encuentra sobre calle Laserre, entre la histórica Torre de Obras Sanitarias y el edificio del Concejo Deliberante.

La escultura emplazada en el lugar, fue construida en fibra de vidrio y resina epoxi. La imagen está diseñada en tamaño natural, con una altura 1 metro y 87 centímetros. La fisonomía, fue íntegramente tallada con pinturas policromadas y basada en los rasgos faciales característicos de la imagen más significativa de San Juan Bosco.

Además de ubicar la escultura de modo que coincida con el eje principal de la plaza Almirante Brown, se creó un ensanche de la vereda a modo de atrio para contenerla. Esta estructura, fue realizada en realizado en alisado y texturado. Allí mismo se incorporó un espacio de estar, para recibir a los vecinos que podrán sentarse, usarlo y disfrutarlo como lugar de esparcimiento y contemplación. Por la noche, además el basamento de hormigón que aloja la imagen estará iluminado.

“Esta nueva plazoleta en la ciudad tiene que ver con un reconocimiento a Don Bosco. La idea surgió a través de un diálogo que ha tenido el Intendente de la ciudad con la comunidad salesiana, fue un pedido del padre Joaquín quien expresó que, en esta ciudad teniéndolo a Don Bosco como patrono, sería lindo que hubiera una imagen importante”, recordó la secretaria de Obras y Servicios Públicos, Gabriela Castillo.

El intendente Gustavo Melella, estuvo acompañado por el padre Joaquín López, de la parroquia San Juan Bosco y el diputado nacional, Martín Pérez. Melella destacó la figura de Don Bosco y su tarea como educador de jóvenes además de sacerdote: “Se desgastó, quedó hecho hilacha de trabajar por los jóvenes. El que no es creyente, aún tiene en la figura de Don Bosco a un gran educador, que no estaba puertas adentro de una iglesia o de una escuela esperando que los chicos vengan, y esto quienes somos servidores públicos tenemos que aprender. Don Bosco salía a buscarlos, iba donde iban los pibes”, dijo.

Y continuó: “Don Bosco iba donde los jóvenes estaban y eso es lo que nosotros tenemos que hacer como Estado, y quienes son educadores deben pensar a Don Bosco como educador. Para toda la ciudad tener la presencia de nuestro Patrono es una gran alegría”.

Melella agradeció la presencia salesiana en la ciudad, tanto de sacerdotes como de las hermanas, y resaltó el trabajo que estos misioneros realizan en los barrios de la ciudad.

Comentarios