Se trata de Ariel, chofer auxiliar de un interno de la agencia remises Patagonia de Río Grande, quien esta mañana aseguró que tomó una pasajera en la zona de avenida San Martín y Espora, la cual olvidó varias pertenencias, entre ellas 11.380 pesos en efectivo.


Ariel es remisero de un interno de la agencia remises Patagonia de Río Grande quien esta mañana aseguró que tomó una pasajera en la zona de avenida San Martín y Espora, la cual olvidó varias pertenencias, entre ellas 11.380 pesos en efectivo. La buscó por redes sociales hasta que apareció, “lo más importante fue lo contento de la señora por que tenía que pagar una cuentas y era la única plata que tenía, todos felices y la señora más feliz”, dijo.

Ariel conduce el interno 21 de la agencia Patagonia, no posee un trabajo ni remuneración estable, y en este fin de año protagonizó una particular historia que prácticamente se viralizó en redes sociales al intentar dar con la pasajera que olvidó esta importante suma de dinero en su auto.

Cerca de la tarde confirmó “la señora apareció, lo más importante la señora contenta porque tenía que pagar una cuentas y era la única plata que tenía, todos felices y la señora más feliz”, dijo satisfecho.

Aseguró que tras dejar a la pasajera en la zona de Chacra II encontró las pertenencias olvidadas en el asiento trasero, “volví a la zona donde la había dejado pero no la encontré”, señalando que la única idea que tuvo fue publicarlo en la red social Facebook, en un post que tuvo un total de 735 compartidas, que propagaron la búsqueda sumando a ello a varios grupos sociales y de clasificados.

De esta forma fue fácil que la mujer apareciera por sus cosas y el dinero que ya daba por perdido.

Consultado sobre si recibió recompensa, agregó, “La verdad si y no, porque esa plata era para pagar una deuda, y yo no quise recibir nada de plata, solo quería ver la alegría de esa mujer, nada más”, dijo feliz por la repercusión que tuvo la historia que renueva esperanzas en una época de reflexión para todos.

Quizás la recompensa estuvo en los comentarios de sus contactos e incluso de totales desconocidos, a partir de que la búsqueda se compartió rápidamente por las redes sociales, generando numerosas muestras de respeto y admiración por una acción que vale la pena destacar.

Un detalle no menor, fue que Ariel quiso mantener en parte el anonimato de su acción pidiendo no ser identificado con una fotografía.

Comentarios