Irene del Valle Balti, fue atacada por su expareja a martillazos, sufriendo graves heridas en la cabeza y además la pérdida de varias piezas dentarias por un golpe con una piedra. El caso está caratulado como homicidio en grado de tentativa.


“Fernando Quipildor anda suelto amenazando de muerte a su familia y amiga de su ex mujer, la golpeo a martillazos en la cabeza y la dejo internada a la madre de sus hijos quemo toda la chacra de su ex mujer dejando a sus 7 hijos sin hogar, si lo ven comuníquense a la policía de inmediato”. El mensaje publicado en una página de anuncios clasificados de Río Grande podría parecer actual, pero fue publicado el 11 de julio de este mismo año, luego de que Quipildor atacó a Irene del Valle Balti (32), madre de sus hijos.

Luego de la denuncia en el mes de julio, Quipildor aparentemente se fue de la isla, pero regresó para atacar nuevamente. El mismo hecho se volvió a repetir el domingo pasado, en Navidad, cuando la mujer fue atacada en una chacra de la Margen Sur ubicada en calle Kau 1195.

El sujeto tras una discusión la agredió de un martillazo en la cabeza, y ante el intento de escape le produjo un golpe en la boca con una piedra, producto del cual ella perdió varios dientes.

El hombre además hizo bañar a la mujer, quemando en un tacho todas sus prendas de vestir ensangrentadas y elementos que pudieran ser evidencia de lo ocurrido en su casa.

La Policía llegó al lugar por el propio aviso de la mujer y se encontró con que el hombre la había vestido con un mameluco de jean, sin embargo todavía presentaba pérdida de sangre, y fue inmediantamente hospitalizada.

Desde el juzgado de feria se ordenó la detención e incomunicación de Quipildor y se realizaron pericias en el lugar que estaba convertido en un baño de sangre, pudiéndose rescatar una prenda de vestir de la víctima que no llegó a quemarse.

Balti se encuentra internada en el sector de cirugía del Hospital con golpes y hematomas en la cabeza, además de que perdió varios dientes. Sin embargo se encuentra fuera de riesgo de vida.

Comentarios