Dirigentes de diferentes sectores políticos, gremiales y sociales, junto a los vecinos de Río Grande, se manifestaron en defensa de la industria de Tierra del Fuego y la continuidad de los puestos laborales. En un discurso conjunto, rechazaron las últimas medidas del gobierno nacional. “Los trabajadores patagónicos no nos vamos a dejar arrebatar la esperanza ni a resignar nuestras conquistas”, remarcaron.


Más de cuatro mil personas se sumaron ayer a la convocatoria organizada por la multisectorial de gremios de esta ciudad, en defensa de la industria de Tierra del Fuego, la continuidad de los puestos de trabajo, y en rechazo a los proyectos de reforma laboral y previsional que impulsa el gobierno nacional.

En un discurso unificado, leído por representantes de diferentes sectores gremiales y sociales, se planteó el rechazo “contra todas las políticas que tanto los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales, de los Municipios, de la Provincia y de la Nación, que buscan someter a un gran empobrecimiento de nuestro Pueblo”.

En ese sentido, la multisectorial denunció “el grave impacto que las decisiones políticas generan en nuestra sociedad”, entendiendo que “estas decisiones siguen lineamientos foráneos y los intereses de la elite que hoy cogobierna el país”.

“Este no es un mero grito desesperado como tantos otros que venimos dando. Esta es la conclusión a la que hemos arribado las organizaciones y el punto de partida del debate y las acciones que consideramos necesarias en todos los ámbitos de nuestra Provincia”, señalaron.

Y remarcaron que “las políticas extorsivas que vienen aplicándose son parte de un plan para despoblar la Isla. Una maniobra que venimos anticipando y que se profundizará hacia todos los sectores del trabajo, sean públicos o privados”.

En otro fragmento del discurso, los gremios afirmaron que “el Gobierno avanzó a fondo. Ahora o nunca. Con un ritmo aún más ágil que las políticas nefastas de la década del 90; gobernando por decretos; con aumentos a las tarifas de los servicios esenciales; endeudándonos como nunca antes y colocando como garantías nuestros recursos naturales”.

“La reforma laboral que sentencia la relación entre el patrón y el trabajador a las condiciones del mercado, según la llamada competitividad, impone banco de horas, jornadas de trabajo más largas, indemnizaciones más bajas y precarización en los modos de contratación como monotributos o pasantías con sueldos miserables”, denunció la multisectorial, que además criticó los alcances del proyecto de reforma previsional.

Asimismo, enfatizaron que el sector industrial “que en gran parte motoriza nuestra vida económica, desde el 2015 viene perdiendo cerca de 4.000 puestos de trabajo, producto de una extorsión entre elegir seguir perdiendo puestos o reducir el 30 por ciento el sueldo, los obreros y las obreras metalúrgicas, a partir de junio del año que viene tendrán los sueldos congelados”.

Y cierran: La Patagonia toda está en riesgo y la intención es despoblarla. Tierra del Fuego no está exenta, siendo más grave aun teniendo en cuenta que es la provincia que acuna a nuestras islas Malvinas y su posición geopolítica es clave al ser la puerta de entrada a la reserva natural de agua dulce más grande del mundo, la Antártida. En nuestras venas corre la sangre de aquellos héroes de la Patagonia rebelde, de aquellos que luchaban por un país distinto y creían que defender el Estado era una causa de liberación nacional. Los trabajadores patagónicos no nos vamos a dejar arrebatar la esperanza ni a resignar nuestras conquistas.

“Una lucha difícil”

Por su parte, el secretario general de la UOM en Río Grande y actual diputado nacional, Oscar Martínez, expresó su satisfacción por la convocatoria lograda hoy en la movilización en defensa de la industria de Tierra del Fuego, entendiendo que los dirigentes sindicales de la provincia “necesitamos comprometer a los trabajadores y a la sociedad en una lucha que va a ser difícil”.

“La verdad esta es una demostración muy buena de que podemos llevar adelante una pelea, reivindicando la lucha como única bandera”, dijo el dirigente metalúrgico, destacando que la convocatoria se llevó adelante junto a la multisectorial de gremios “a pesar de muchos obstáculos y muchas maniobras que han intentado algunos para desprestigiar nuestra movilización”.

“Ha sido una manifestación contundente y una expresión genuina, pero además demostrando una convicción y principios que es característica en los trabajadores cuando defienden sus derechos”, sostuvo Martínez, remarcando que “en este caso el derecho a la soberanía que no defienden los gobernantes y que intentan incluso atropellar nuestras posibilidades de seguir habitando la Provincia”.

Martínez ponderó “el esfuerzo enorme que estamos haciendo los metalúrgicos, que no es solamente para nuestro sector sino para todos los habitantes de la Provincia, que a partir de la defensa de los puestos de trabajo industriales, podrán ver algún resultado favorable en su realidad cotidiana”.

Sobre las críticas desde otros gremios a raíz del acuerdo de congelamiento salarial firmado por la UOM, y el posible condicionamiento que esto tendría en las paritarias de otros sindicatos, Martínez sostuvo que “algunos lo han planteado y nosotros rechazamos absolutamente eso”.

Y remarcó: “Cada organización gremial tiene su autonomía, pero evidentemente si alguna organización gremial está dispuesta a pelear que cuenten con el apoyo y la solidaridad de los metalúrgicos, porque vamos a estar ahí”.

“Nosotros necesitamos firmemente comprometer a todos los trabajadores y a la sociedad en una lucha que va a ser difícil”, reiteró.

Por último, renovó su denuncia contra el gobierno nacional, asegurando que “ha extorsionado a los trabajadores y a los habitantes de Tierra del Fuego, y lo decimos con absoluta claridad, porque estas son las condiciones que impusieron para poder mantener la actual situación que tenemos”.

“Nosotros atravesamos los años 80, 90 y en el 2001, en todas esas crisis los trabajadores fuimos los únicos que mantuvimos la coherencia; los principios y que dimos la pelea que fue necesaria, porque no había funcionarios ni gobernantes que asumieran la defensa de la Provincia como la hemos defendido nosotros en los últimos 30 años”, cerró.

Comentarios