Las petroleras aplicaron un aumento en el precio de los combustibles, que rondará el 10 por ciento en el caso de la súper, 12 por ciento en la Premium y 9 por ciento en el gasoil.


Después que cerraron los comicios, ya aumentaron los combustibles: la nafta súper subió un 10%, la premium 12% y el gasoil 9%. Las petroleras iban a aplicar un aumento el primero de octubre último como parte de la revisión trimestral acordada con el Ministerio de Energía.

Pero la decisión se postergó a la espera de que pasen las elecciones, a pesar de que los precios fueron liberados a fines de septiembre último.

Nafta Súper de 16,30 pesos a 17,90 pesos (9,91 por ciento de aumento); Infinia de 17,32 pesos a 19,38 pesos (12 por ciento).

En el caso del Ultra Diesel de 14,15 pesos pasó a costar 14,48 pesos y en el caso de Infinia Diesel de 16,17 pesos a 17,76 pesos (en ambos casos el aumento ronda el 10 por ciento).

El Gobierno Nacional ya anunció una nueva etapa de “precios libres” en el mercado de los combustibles, al suspender la aplicación de un acuerdo entre los productores y refinadores de petróleo.

La última revisión de precios de los combustibles fue a fines de julio. En ese momento se dispuso un incremento del 7%, que reflejaba la devaluación del peso frente al dólar en el trimestre 1° abril- 30 de junio.

Desde el primero de julio hasta el viernes, el peso perdió un 9,5% de valor frente a la moneda estadounidense. Las petroleras se aferran a ese indicador para justificar su aumento.

En lo que va del año, los combustibles aumentaron 15%, es la tercera suba del año.

Comentarios