Se trata de Darian Franco Brizuela Montivero, quien se encontraba detenido por haber ingresado presuntamente al aeropuerto un bolso con casi 2 kilogramos de cocaína. En las últimas horas el juez federal Federico Calvete lo liberó.


Darian Franco Brizuela Montivero de 27 años, fue excarcelado bajo una “falta de mérito”. La carga que transportaba y se presumía era cocaína, no resultó ser tal, sino “azúcar reductora”.

El juez Federal de Ushuaia, Federico Calvete, liberó antenoche a Darian Franco Brizuela Montivero, el joven que presuntamente había escapado del Aeropuerto de Ushuaia dejando un bolso con 1,9 kilos de cocaína, luego de que una pericia realizada por personal de Gendarmería Nacional determinó que la sustancia incautada no era droga, sino “una especie de azúcar”, dijeron ayer fuentes consultadas por EDFM.

La insólita derivación del caso fue confirmada también a este medio por el fiscal Federal de Ushuaia, Juan Soria: “efectivamente la persona fue liberada luego de que la pericia diera que no era cocaína la sustancia secuestrada. No puedo dar más información hasta que las fuerzas que intervinieron en el proceso den las explicaciones correspondientes”, señaló el fiscal.

Brizuela Montivero llegó a Ushuaia el domingo 10 de septiembre a las 15.40, en el vuelo de Austral 2860 procedente de la provincia de Córdoba.

Personal de la Aduana efectuó la tarea de rutina consistente en pasar los equipajes por un escáner previo a la cintas transportadoras donde son retirados por los pasajeros, y fue allí donde se verificó que el bolso a nombre del sujeto contenía un par de zapatos de mujer en su interior, y dentro de ellos una sustancia orgánica dudosa, que podría ser compatible con estupefacientes.

Según fuentes judiciales, el personal aduanero dio cuenta de la situación a efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) pero no puso al tanto de lo ocurrido a autoridades de la Justicia Federal, lo que le valió el reproche del fiscal Soria el día después del operativo.

Lo cierto es que no se realizaron tareas preventivas, como poner a alguien a vigilar la salida de las instalaciones aeroportuarias, para verificar si una persona se iba sin su equipaje o mantenía alguna conducta sospechosa.

En lugar de ello, se demoró el envío de la valija a la cinta transportadora (porque se la volvió a pasar por el escáner) y cuando finalmente estuvo a disposición del público, ningún pasajero se presentó a retirarla.

De todos modos, se le realizó a la sustancia la prueba de narcotest que arrojó positivo para clorhidrato de cocaína, lo que dio lugar al inicio de una causa penal por presunto transporte de estupefacientes.

A todo esto, debido también a la ausencia de cámaras de seguridad en el Aeropuerto, Montivero logró salir del lugar sin ser interceptado, viajó por tierra a Río Grande, y fue hallado recién al día siguiente luego de dos allanamientos realizados por integrantes de la División Delitos Federales y Narcocriminalidad de la policía.

Uno de los procedimientos se realizó en la calle Schweitzer al 1000 del barrio Danés, y el segundo en la calle Alfonsina Storni al 600 del barrio CGT. En este último lugar se allanó una casilla situada en la parte posterior del predio y “se ordenó el secuestro de balanzas, computadoras, pendrives, celulares y todo otro elemento de interés para la causa. También allí se detuvo a Brizuela Montivero”, informaron entonces fuentes policiales.

El acusado se negó a prestar declaración indagatoria ante el juez, y tras cambiar su representación legal, el nuevo abogado interpuso una serie de recursos y cuestionó la veracidad de los exámenes periciales.

La Justicia requirió luego el peritaje de Gendarmería que desestimó que la sustancia fuese cocaína, y en cambio refirió a la existencia de “un tipo de azúcar”.

Con esta definición, el juez dictó la falta de mérito del acusado y dispuso su inmediata libertad, al tiempo que ordenó otra nueva prueba pericial.

De este modo el incidente, convertido ya en un verdadero papelón, desnudó todo tipo de anomalías y de irregularidades.

Por un lado, la situación denunciada por el Fiscal Soria acerca de que, ante el hallazgo de una sustancia sospechosa, no se puso en alerta a la Justicia ni se tomaron medidas preventivas.

Por otro lado, el hecho de que el narcotest realizado en el momento del operativo dio positivo para cocaína y la pericia de Gendarmería lo desestimó.

Comentarios