Un hombre tenía restricción de acercarse a su expareja desde octubre del año pasado, pero el pasado viernes no sólo la quebrantó sino que regreso a la vivienda para agredirla a ella y a la pequeña hija que tienen un común.


 

La víctima logró escapar de su casa y alertó a la policía, quienes tras hacerse presentes en el domicilio, procedieron a la detención del sujeto. Durante el fin de semana fue indagado por el delito de “Lesiones leves calificadas, en concurso real con amenazas y daños” en dos hechos. Ahora el Juez cuenta con diez días para resolver su situación procesal.

RIO GRANDE.- Un violento episodio se produjo en el interior de una vivienda de la ciudad de Río Grande. El hecho ocurrió en la jornada del viernes, donde un sujeto de apellido Castro, quien contaba con prohibición de acercamiento a su ex pareja desde el año 2016, se hizo presente desoyendo cualquier manda judicial.

A pesar de las disposiciones de la Justicia, la mujer se presentó tiempo atrás en los Tribunales del ex Campamento YPF, donde solicitó que se retire la prohibición de acercamiento para su ex pareja, medida que fue rechazada por el ex Juez Leonelli, ratificándose las pautas de conducta.

A raíz de ello, la mujer volvió a recibir en su vivienda a Castro, con quien continuaba conviviendo desde diciembre de 2016, informaron fuentes judiciales.

Ya en la jornada del viernes, y tras encontrarse en estado de ebriedad, el sujeto comenzó a discutir con la mujer, provocándole lesiones sobre sus brazos y cabeza, las cuales fueron certificadas por los peritos forenses del Poder Judicial. Asimismo, tomó el teléfono celular de la mujer, el cual terminó arrojando contra una pared destrozándolo.

En ese preciso momento, una de sus hijas que tienen en común se despertó por los gritos y ruidos, atinando a abrazar a su madre con el fin de intentar protegerla de su agresor.

Ante esta situación, Castro terminó arrojando dos sillas que se encontraban dentro de la vivienda en contra de su ex pareja e hija menor de edad. En ese preciso momento, la mujer logró escapar de la casa para dirigirse hasta lo de un vecino, desde donde llamaron a la policía.

Rápidamente un patrullero se hizo presente en la vivienda, donde incluso Castro les abrió amablemente la puerta. Tras dialogar, finalmente se procedió a la detención del sujeto en carácter de incomunicado y a disposición de la Justicia. Allí la Fiscal Laura Urquiza solicitó imputar a Castro por el delito de “Lesiones leves calificadas, en concurso real con amenazas y daños” en dos hechos.

Ya durante el fin de semana, Castro fue trasladado hacia los Tribunales, donde fue indagado por el Juez Raúl Sahade, a quien le brindó su versión de los hechos. Tras finalizar la declaración, esta persona fue trasladada hacia una dependencia policial, donde permanecerá alojado hasta tanto el Juez resuelva la situación procesal.

Comentarios