Gustavo Mendez*


Tierra del Fuego es una de las provincias argentinas con mayor crecimiento en las últimas dos décadas. Tal vez por cuestiones actuales como las económicas provinciales y nacionales, crisis habitacional, crisis hídrica, serios problemas sindicales y políticos, a uno mismo le cueste tomar distancia y analizar desde una perspectiva diferente lo que está sucediendo. De dónde se viene, en dónde se está parado, y a dónde se va.

Tierra del Fuego es una provincia que si se mira por sobre el hombro hacia atrás, era sólo un puerto importante, o un lugar donde podía estar la cárcel más segura del mundo: La Alcatraz argenta. Quizá un mero centro de ski para los amantes de los deportes extremos que llegaban de diferentes partes de Argentina y del mundo. Hoy Tierra del Fuego es un polo importante en la economía argentina. Tiene industria, turismo, y tiene lo mejor que puede tener una provincia: ciudadanos con ganas de crecer. Tan importante es Tierra del Fuego que si deciden cerrar la canilla que le da gas al continente puede paralizar a toda una Nación. No es poca cosa.  Su ubicación es perjudicial en algunos sentidos pero creemos que más beneficiosa en otros.

Aquí aparece Opinión Tierra del Fuego que llega para acompañar el día a día de Ushuaia, Río Grande y Tolhuin con pura información concebida desde una mirada crítica, reflexiva e independiente, de la realidad que viven todos los fueguinos. Nuestro portal se propone informar con el principal foco puesto en la región.

Opinión Tierra del Fuego se compromete a hacer periodismo, a pensar en ustedes, los lectores, que son quienes nos exigen mejorar profesionalmente, sin ser tendenciosos, para darle un contenido y estética diferente, porque simplemente pensamos que merecen la mejor calidad periodística.

El objetivo primordial de Opinión Tierra del Fuego procura hacer lo que debe hacer el periodismo: ser el cuarto poder. Ser aquel centinela que controle a los otros tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en pos del cuidado de la verdad, una única verdad, en tiempos en que todo es relativo, en tiempos de grietas, de corrupción, en tiempos de descreimiento.

No es casualidad que en el mismo día en que se celebran los 200 años la Declaración de la Independencia de Argentina, decidamos que sea la fecha indicada para desembarcar en Tierra del Fuego con una particular mirada independiente y de plena libertad de todos los hechos que suceden en la provincia más austral del mundo. Paradójicamente, Manuel Belgrano, uno de los próceres hacedores de nuestra patria, gritó mirando al cielo tras la Revolución de Mayo: “La vida no es nada si la libertad se pierde”.

*Editor. Periodista. Locutor. 

 

Comentarios